Mi Evolución... desde el principio hasta el día de hoy:

sábado, 27 de marzo de 2010

Sobre la Manga Gástrica...

Medio centenar de cirujanos reunidos para perfeccionar la técnica en el tratamiento de la obesidad.
Esta indicada para pacientes de obesidad extrema (IMC mayor de 60).
La gastrectomía tubular es una técnica novedosa (únicamente lleva 5 años de experiencia) en el campo de la cirugía bariátrica que consiste en la reducción de la capacidad del estómago dejándolo en forma de tubo o "manga", logrando así una sensación de saciedad precoz y por tanto disminución del apetito, teniendo como consecuencia una notable reducción de peso.
Este tipo de intervención en su origen se practicaba como paso previo para lograr una reducción de peso en pacientes con obesidad extrema, es decir, con un Índice de Masa Corporal (IMC) superior a 60, antes de someterse a una cirugía bariatrica más compleja como el bypass gástrico o el cruce duodenal con el fin de reducir los riesgos quirúrgicos. Asimismo, está indicada en pacientes que sufren otras complicaciones como cardiopatías, cirrosis hepática, etc. "Sin embargo, ahora esta técnica se baraja como una posibilidad eficaz y menos agresiva para obesos mórbidos con índices de masa corporal más bajos" señala el doctor Alfonso Antequera, director del curso que se imparte a especialistas de Madrid y Castilla-La Mancha. En la jornada se realizará una intervención en directo a cargo del doctor Joseph Rius, que es uno de los mayores expertos en esta técnica en España y en el campo de la cirugía bariátrica, tras intervenir a más de 300 pacientes con muy buenos resultados. En la actualidad, el Hospital Universitario de Fuenlabrada ha operado en torno a un 15 % de pacientes con esta técnica "consiguiendo muy buenos resultados no sólo en el tiempo operatorio, sino también por la reducción de las posibles complicaciones. Estos resultados preliminares indican que la gastrectomía tubular en manga (manga gástrica) puede ser mejor que otras técnicas protésicas como la banda gástrica ajustable, ya que tiene la ventaja principal de evitar las prótesis en el organismo del paciente. Además, necesita menos controles médicos y logra una mayor reducción del peso" según refiere el Dr. Antequera.

En cuanto a mi... afortunadamente, esta semana también ha sido de "mantener"... a pesar de que anduve por Valencia... esa Valencia de "post-fallas", en las que la gente aun queda con ganas de "marcha"... con comidas y cenas de trabajo en las que cuesta trabajo "cuidar las formas"...
Una muestra de las Fallas 2010:

sábado, 20 de marzo de 2010

Hoy va a ser complicado...

Gracias a todos los amigos y seguidores que han opinado y aconsejado con relación a como seguir... la idea está clara, pero no será fácil encontrar el equilibrio... aunque lo intentaremos... con vuestra ayuda y vuestra colaboración.
Los comentarios valen, sin duda, y gracias a uno de ellos, que plantea el más preocupante de los problemas de los "Pacientes y Cirujanos Bariátricos" y que es la interrogante: ¿qué pasará al cabo de los años?... es lo que vamos a tratar en el post de hoy... como digo siempre, en base a mi punto de vista de Paciente, sin más fundamento que mi propia experiencia.
Los que siguen más de cerca este Blog habrán leido el comentario anónimo de una operada de bypass con casi 6 años de antiguedad... para mi fue muy interesante, creo que es el caso con más antiguedad que he conocido... con una evolución determinada, y que con su permiso voy a transferir aquí:
"Anónimo dijo..
Miguel Arturo, que bien que se ha mantenido, yo me hice el bypass el 18 de noviembre de 2004, ingrese con 106 kilos llegue a 67 kilos y hoy en dia peso 81 kilos, soy mujer, 45 años, soltera, sin hijos, supremamente preocupada por los kilos que he ganado en todos estos año, muy complicado, dificil de manejar, deprimente y hasta me siento fracasada... Vivo todo el dia con ansiedad, la noche es peligrosa, es enemiga, es dolorosa...alguna vez escuche que hay una "revision" voy a averiguar con el cirujano que me realizo el bypass, volvi a cita con psiquiatria, espero volver a vivir esos años tan maravillosos al inicio de mi bypass, definitivamente es muy importnte que ademas de ir adaptandonos a nuestro nuevo cuerpo es bien importante que nuestra mente vaya mas rapido y tambien se adapte a lo nuevo.

17 de marzo de 2010 03:47"
Mi respuesta a su comentario la podéis leer en el post anterior, por lo que no la repetiré aquí.
Creo que la piedra angular del futuro de los "bariátricos" está en una frase hecha, que no por muy repetida deja de ser certerísima... "nos operan nuestro estómago, no nuestras mentes".
Seguimos siendo amantes del "comer", se mantienen nuestras ansiedades, nuestras prioridades, a menos que hagamos lo necesario para evitarlo. Y es posible hacerlo. Podemos "encausar nuestros impulsos" en sentido positivo.
La cirugía bariátrica, llámese bypass o manga gástrica, que son las que considero en primera instancia por lo permanente e invasiva, es un "arma" de incalculable valor que nos permite bajar de peso de manera espectacular y comenzar a "disfrutar" prácticamente de inmediato, de todas las ventajas que esta bajada de peso trae como consecuencia, tanto para nuestra salud física (diabetes, apnea, hipertensión, agilidad en nuestra vida diária, etc, etc, etc) como para nuestra salud mental (calidad de vida, autoestima, encontrarse a gusto con uno mismo, etc, etc, etc)... pero hay aspectos en los que la cirugía no puede influir, y de hecho, no influye, que es, fundamentalmente, en nuestra mentalidad... Es tarea de cada uno de nosotros el "cuidar" de nuestra cirugía para hacer que sus beneficios sean permanentes en el tiempo... esto a la larga no será fácil, pero sin duda, tampoco será complicado cuando tenemos muy reciente en nuestras vidas las mejorías que nos han proporcionado los cambios al bajar de peso.
Un mínimo de cuidados perfectamente asumibles para mantener mejores hábitos de vida y de alimentación son suficientes... sin duda supone un esfuerzo, pero vale la pena.

sábado, 13 de marzo de 2010

¿Qué no estoy haciendo bien?

Hoy me ha subido el orgullo bloguero (con pinceladas de envidia cochina)... pasó la semana integra, enterita, verdadera y completa... y en mi post anterior... ni por casualidad... ni un mísero comentario... luego comparo con muchos de los que suelo visitar cada semana y los veo con decenas de comentarios y hasta cientos de seguidores entre los que me incluyo (yo 29 desde el año de la carraca, más allá de los tiempos de Marícastaña...) evidentemente, algo estaré haciendo mal... y me gustaría saberlo para enmendarlo.


Por lo que a lo demás respecta, afortunadamente, parece que las cosas las sigo haciendo mejor... me sigo manteniendo en el rango de peso indicado, y aunque no acabo de llegar al "ansiado" 66,6, tampoco excedo de los 69, lo cual me parece que no está nada mal... han pasado un año y ocho meses de la operación, por lo que lo previsto se está cumpliendo sin muchas dificultades y con poco sacrificio (mantener buenos hábitos es el truco) que era llegar a un peso aceptable y mantenerlo (para mi más que aceptable, más bien inesperado... no me creia poder llegar a tanto).
Bueno, pues dicho lo dicho, esta semana voy a variar y paso de artículos relacionados con la obesidad, la cirugía y los buenos hábitos... a ver si lo ocurrido es porque con tanto consejo esto se estaba haciendo "un tostón"... aunque os garantizo (perro huevero, ni aunque le quemen el hocico) alguna que otra vez si colgaré algun escrito científico para "a quien pueda interesar"...
Estuve esta semana pasada por Galicia... A Coruña y Vigo... y no puedo dejar de compartir con vosotros este paisaje de la playa de Santa Cristina, en A Coruña, que me dejó alucinado... y luego que te cuenten de mal tiempo... aunque eso si... la temperatura estaba rondando los 5ºC.


sábado, 6 de marzo de 2010

Mejoras y más mejoras...

Mejoras y más mejoras son las que se consiguen con la Cirugía Bariátrica... y estas pueden ser a largo plazo si sabemos colaborar con nuestra cirugía variando nuestros hábitos alimentarios por otros mejores. Esto va a ser "la fórmula del éxito" del Paciente Bariátrico que se precie, y a su vez aprecie los beneficios que su Cirugía le ha ayudado a obtener durante los primeros meses después de operado.
Ya yo en mi caso, a más de año y medio de mi operación, he llegado a la fase de "mantenimiento"... y haciendo honor a la fase en la que me encuentro, sigo manteniéndome, valga la redundancia... con poco esfuerzo, es verdad, pero siempre intentando lograr un "equilibrio" con relación a lo que como, a pesar de que a estas alturas no me limito en relación a lo que como. Eso si, me cuido en limitarme con relación a cuanto como, recordando siempre uno de los primeros consejos de mi cirujano: "en cuanto sientas el primer indicio de saciedad, para de comer"...)



Cirugía bariátrica: consiguiendo mejoras a largo plazo en el peso y la salud de personas que viven con obesidad severa.
Agosto de 2009.- La prevalencia de la obesidad, definida como un índice de masa corporal (IMC) superior a 30 kg/m2, está aumentando en todo el mundo a un ritmo alarmante y la OMS prevé que en 2015 más de 700 millones de personas en el mundo serán obesas.

1 La prevalencia de la obesidad en Europa se sitúa en el intervalo del 10-20% en hombres y del 15-25% en mujeres.
2 Se estima que sólo un uno por ciento de las personas que padecen obesidad reciben un tratamiento adecuado.
La obesidad está asociada tanto a morbilidad (enfermedad) como a mortalidad (muerte). Las comorbilidades asociadas a la obesidad son enfermedad cardiovascular (principalmente cardiopatía e ictus), diabetes tipo 2, trastornos musculoesqueléticos, apnea del sueño y algunos tipos de cánceres1. La obesidad con sus consecuencias en la calidad de vida y consecuencias psicosociales aumenta no sólo los costes para la salud sino también la carga socioeconómica.3
Una necesidad creciente de tratamientos a largo plazo para la obesidad
A medida que aumentan los niveles de obesidad y de obesidad severa en todo el mundo, crece la demanda de medidas médicas y sociales eficaces para atajar esta creciente epidemia. Para que el tratamiento para la obesidad tenga éxito (en el sentido de que se produzca una reducción de peso significativa y duradera y una mejoría importante en la enfermedad asociada a la obesidad mórbida) hay que centrarse en el tratamiento a largo plazo que proporciona beneficios duraderos en el tiempo.
La cirugía bariátrica abarca diversos procedimientos quirúrgicos cuyo objetivo es restringir la ingesta de alimentos de los individuos obesos reduciendo el tamaño y la capacidad del estómago. Estos procedimientos actúan o bien reduciendo la cantidad de alimento que un individuo puede ingerir en una comida y/o haciendo que el individuo absorba ligeramente menos del alimento y de los nutrientes que come (malabsorción). Varias décadas después de que se utilizase por primera vez, la cirugía bariátrica constituye actualmente una parte establecida e integral del manejo de los pacientes con obesidad mórbida.3 Las técnicas quirúrgicas han evolucionado rápidamente y hoy en día los cirujanos especializados pueden realizar 4 tipos de procedimientos: banda gástrica, derivación gástrica (bypass), resección gástrica en manguito, derivaciones biliopancreáticas.3 Dado que la obesidad mórbida es un síndrome complejo, la mayoría de las unidades de cirugía de la obesidad adoptan un enfoque multidisciplinar, en el cual un amplio abanico de profesionales sanitarios especializados trabajan conjuntamente para solucionar las necesidades individuales de cada paciente. Además de la cirugía regular, este equipo ofrece consejos nutricionales, consejos dietéticos y psicológicos, seguimiento a largo plazo y consejos sobre la actividad física posoperatoria.
La intervención quirúrgica está recomendada en pacientes con obesidad mórbida (IMC ≥ 40 kg/m2) y en pacientes con obesidad severa (IMC > 35 kg/m2) con comorbilidades, como diabetes o enfermedad cardiovascular, en los cuales se espera que la cirugía mejore el trastorno.3 El número de procedimientos quirúrgicos bariátricos que se están llevando a cabo ha aumentado significativamente durante la última década4 y los beneficios para la salud a largo plazo de la cirugía para la obesidad se están demostrando en ensayos clínicos que se prolongan hasta 15 años después de la cirugía.5,6
El índice de masa corporal (IMC) es un índice simple de peso por altura que se utiliza habitualmente para clasificar el sobrepeso y la obesidad en poblaciones e individuos adultos. Se define como el peso en kilogramos dividido por el cuadrado de la altura en metros (kg/m2).
La cirugía bariátrica mejora el peso y la salud cardiovascular después de dos años
Dos años después de la cirugía, los pacientes que se han sometido a ella pueden beneficiarse de la disminución de peso, y lo que es más importante, de la reducción de los factores de riesgo cardiovascular.7 El estudio Sueco de Sujetos Obesos (SOS), en el que participaron 4.047 sujetos obesos de Suecia, comparó los resultados en un grupo tratado con cirugía bariátrica con los de un grupo control que recibieron tratamientos “convencionales” que iban desde una intervención sofisticada en el estilo de vida y modificación del comportamiento, hasta, en algunas consultas, ningún tratamiento adicional. Después de un período de seguimiento de dos años, el grupo tratado quirúrgicamente había conseguido una disminución de peso del 23,4% comparado con un aumento del 0,1% en el grupo control.7 Además, de una disminución significativa en el peso, el grupo quirúrgico presentó una incidencia notablemente menor de diabetes, hipertrigliciridemia (niveles elevados de triglicéridos en la sangre) e hiperuricemia (niveles elevados de ácido úrico en la sangre) comparado con el grupo control.7 La recuperación de la hipertensión, diabetes, hipertrigliceridemia, un bajo nivel de colesterol HDL e hiperuricemia era más frecuente en el grupo quirúrgico que en el grupo control.7
Un estudio demuestra unos beneficios para la salud continuados al cabo de 10 y 15 años
El estudio SOS advirtió que la pérdida de peso que se observaba en los pacientes tratados quirúrgicamente a los dos años se mantenía después de pasados diez años.7 Tras una década, el peso del grupo tratado quirúrgicamente había disminuido en un 16,1%, mientras que el peso del grupo tratado convencionalmente había aumentado en un 1,6%.6 Además, el grupo tratado quirúrgicamente continuó mostrando mejorías en los factores de riesgo cardiovasculares.7 En particular, la incidencia de diabetes era significativamente menor para el grupo tratado quirúrgicamente (7%) comparado con el grupo control (24%)5. La tasa de recuperación de diabetes era significativamente mayor en el grupo tratado quirúrgicamente (36%) comparado con el grupo control (13%)7.
Después de 10 años, el grupo tratado quirúrgicamente experimentó una mejoría en su estilo de vida, demostrado por una ingesta de energía significativamente menor y un aumento de la actividad física, comparado con el grupo control.7 Cuando se seguía a estos mismos pacientes durante 15 años, el grupo del estudio SOS observó que la cirugía bariátrica estaba asociada a una notable reducción en la mortalidad global.5
El tratamiento quirúrgico de individuos con obesidad severa consigue la mayor pérdida de peso, que también es más duradera, en comparación con otros métodos.7 La cirugía bariátrica proporciona beneficios a largo plazo demostrados en individuos obesos, especialmente al mejorar los factores de riesgo de enfermedad vascular y de diabetes.7 A pesar de estos alentadores datos, sólo un pequeño número de personas que podrían beneficiarse de la cirugía bariátrica reciben tratamiento en la actualidad. Sin embargo, dadas las crecientes tasas de obesidad en todo el mundo, es probable que los resultados beneficiosos a largo plazo de la cirugía bariátrica sean cada vez más importantes en el futuro.

Referencias bibliográficas
1. WHO Fact sheet N°311. Obesity and overweight. Accessed 10 July 2009. Available at: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs311/en/index.html
2. WHO Obesity in Europe. Accessed 10 July 2009. Available at: http://www.euro.who.int/obesity
3. Fried M et al. Interdisciplinary European guidelines for surgery for severe (morbid) obesity. Obesity Surgery 2007;17:260-270
4. Steinbrook R. Surgery for severe obesity. NEJM 2004;350:1075-1079
5. Sjöström L et al. Effects of bariatric surgery on mortality in Swedish obese subjects. NEJM 2007;357(8):741-752
6. Bockelbrink A et al. Evaluation of medical and health economic effectiveness of bariatric surgery (obesity surgery) versus conservative strategies in adult patients with morbid obesity. HTA report N°DAHTA073 2008. Accessed 03 July 2009. Available at: http://gripsdb.dimdi.de/de/hta/hta_berichte/hta203_summary_en.pdf
7. Sjöström L et al. Lifestyle, diabetes, and cardiovascular risk factors 10 years after bariatric surgery. NEJM 2004;351(26):2683-2693

lunes, 1 de marzo de 2010

Es una pena que el Spam no respete nuestros Blogs.

Queridos amigos...
Lamentablemente he notado que desde hace algunas semanas están apareciendo en los comentarios del Blog una serie de "anuncios" que nada tienen que ver con nuestros objetivos ni con mis deseos de ayudar a quien lo necesite.
No se si en otros Blogs sucederá igual, pero me temo que esto debe ser objeto de algunos programas automatizados de emisión de spam, que han visto en nuestros Blogs una vía interesante de "promoción" para sus productos.
A fín de intentar dificultar la "labor" de  estos que se dedican a empañar nuestros Blogs y a faltarnos al respeto tan descaradamente, me veo en la necesidad de retomar la verificación de la publicación de comentarios mediante una palabra "de paso", para de esta manera evitar la acción de estos programas automatizados de difusión de correo y publicidad basura.
Espero que el hecho de tener que verificar la publicación de los comentarios con esta "palabra de paso" no afecte a los que verdaderamente alimentan mi Blog con sus acertados comentarios y le dan vida con sus sugerencias y opiniones.
Gracias.