Mi Evolución... desde el principio hasta el día de hoy:

sábado, 29 de noviembre de 2008

A cinco meses y una semana...

Otro sábado más... se sigue manteniendo el ritmo, "despacito y con buena letra" como diría aquel, pero sigo sin prisas... a estas alturas de la historia la mayor parte de la faena ya está hecha, me basta con ir manteniéndola y "si se tercia", ir a la baja unos gramitos cada semana hasta llegar al peso "ideal", pero esto ya lo veremos cuando lleguemos a cumplir el objetivo que nos hemos fijado hasta ahora, que es el de 75 kiletes... sólo faltan 1,1 kilete, de todas formas, primero hay que llegar para luego decidir que hacemos...
Esta semana no ha estado mal... dentro de las previsiones y manteniendo el paso la bajada ha sido de 0,4 kilotes, con lo que me sitúo en los 76,1, que corresponde a un IMC de 25,14 Kg/m2 (¡¡¡ 0,15 décimas de unidades de IMC me faltan para entrar en la categoría "normopeso"!!!). El porcentaje de grasa corporal sigue bajando, a la par que los de agua y masa muscular van discretamente al alza. La circunferencia abdominal se mantiene en 92.

Reglette perso regime


Se está comentando en todos los foros, incluso en Congresos en los que participan Cirujanos Bariátricos, la posibilidad que tenemos los operados de gastrectomía tubular en manga de propiciar la dilatación del estómago, si nos lo proponemos, con la consiguiente posibilidad de recuperación del peso perdido... Conozco de casos que a los tres meses de operados se dieron cuenta de que no estaban realmente convencidos de lo que estaban haciendo, y después de haber bajado ventitantos kilos volvieron a comer desmesuradamente y comenzaron a ganar peso de nuevo... a esto yo le llamo sabotear la operación... y supongo que habrá que esforzarse bastante y forzar mucho al nuevo estómago para atiborrarlo de comida (por supuesto, si es hipercalórica mejor... heladitos, pasteles, huevos con bacon, chorizo, hamburguesas, perritos calientes, flan con nata... bastante nata... mmmm... hay mucha variedad para escojer) e irlo distendiendo de nuevo de tal manera que volvamos a una capacidad similar a la de antes de operarnos, pero supongo, como dije antes, que si nos lo proponemos se puede... el estómago es un músculo que como todos, si se ejercita, se desarrolla, crece... pero pienso yo... ¿cuánto esfuerzo tendremos que hacer para estropear todo lo que hemos avanzado? ¿y las ventajas que habíamos ido cosechando durante este tiempo?... hipertensión controlada sin necesidad de medicación, apnea del sueño desaparecida, edema en las piernas resuelto, agilidad recuperada, poder ir a comprarte la ropa que te apetezca sin que te "manden" al departamento de tallas extras, poder andar sin cansancio, subir pendientes y hasta correr si hace falta, subir escaleras... y qué me dices de esa "inyección" de autoestima que recibes casi a diario de todos aquellos que se sorprenden al verte y te dicen "¿pero que has hecho que estás tan bien?... tienes que darme la receta de como te has quitado tantos años" que tanto ayuda a las ganas de vivir, que tanto alegra y que tanto satiface... incluso en muchos casos se resuelve hasta la diabetes...

No quiero que me pase... (presumo de haber ido muy convencido de lo que hacía y muy dispuesto a colaborar por mi propio bienestar) pero así y todo, aunque la semana pasada estuve mencionando algo de esto, voy a recordarme y a recordaros parte de lo que tenemos que tener en cuenta para hacer de nuestra nueva condición algo permanente, y me vienen a la mente todos los consejos de mi buen Cirujano, a quien debo gran parte de todo lo bien que me siento y a quien agradezco cada día el cambiazo que he dado...

Primero y más importante, siempre lo digo y lo repito: durante las comidas, dejar de comer al primer indicio de saciedad...

Segundo: que no nos parezca nunca que comemos poco y por ello nos "esforcemos" para comer un poquito más... su buen consejo de mi Cirujano: "come en plato de postre, así te servirás menos y te parecerá más"

Tercero: como nos "entra" poca comida, hay que aprender a comer mejor, aportándonos a nuestro organismo los nutrientes necesarios y suficientes para estar bien nutridos. Sencillo... priorizar alimentos ricos en proteinas, minerales y vitaminas (carnes, pollo, pescado, lácteos desnatados de todo tipo, frutas, verduras, legumbres) y dejar para un segundo plano los alimentos ricos en carbohidratos o azúcares y grasas, sobretodo las saturadas, más conocidas como "grasas malas", generalmente de orígen animal.

Cuarto: comer poco muchas veces al día... mínimo 5 o 6 "comidas", por ejemplo:
- un desayuno "fuerte": un zumo de naranja, café con leche (desnatada) endulzado con sacarina, y unas galletas o unos cereales
- a media mañana una infusión con sacarina
- a mediodía un yogurt (0% de grasa, 0% de azúcar)
- para la comida algo de carne o pescado con vegetales y un yogurt o fruta de postre
- a media tarde: otro café con leche como el del desayuno, o fruta, o zumo, o yogurt
- de cena, como la comida, algo de carne o pescado con vegetales, fruta o yogurt

Quinto: comer despacio y masticar bien, de 30 a 40 veces (o más) cada bocado, de tal manera que tragar sea instintivo... que "se te vaya la comida" por la garganta sin que hayas hecho la intención de tragarla. Esto ayuda a mitigar mejor el hambre y a digerir mejor el alimento, sacando de éste el máximo de nutrientes. Recordemos que la digestión comienza en la boca, y que la saliba es el primer factor degradante de los alimentos durante el proceso de la digestión.

Creo que con este "ABC" es posible preservarnos de cualquier desagradable sorpresa y mantener lo que con tantas ansias hemos ido logrando... Desde luego que existe la posibilidad contraria... sólo se trata de "entrenar" al estómago, para lo cual solamente hay que hacer exactamente lo contrario de lo que recomendaba anteriormente... ¿más sencillo, verdad?...