Mi Evolución... desde el principio hasta el día de hoy:

sábado, 2 de julio de 2011

España: Una niña de 120 kilos... evidencias de una epidemia...

Por: José Baig
01.07.2011.
Tomado de:
http://chacomundo.blogspot.com/2011/07/espana-una-nina-de-120-kilos-evidencia.html


¿Cómo llega una niña de 15 años a pesar 120 kilos? Los especialistas del Hospital Universitario de La Paz, en Madrid, estuvieron un año tratando de encontrarle una respuesta a esta pregunta.
Al mismo tiempo, el equipo multidisciplinario de la Unidad de Obesidad Infantil del hospital hizo todo lo posible por tratar de resolver el problema. Desde soluciones médicas, hasta tratar de cambiar los hábitos alimentarios y ofrecerle apoyo psicológico.

Nada funcionó. Un año después de haber sido referida al hospital, la niña pesaba más que cuando llegó. Ya no se trataba de ayudarla a adelgazar, sino -literalmente- de salvarle la vida. La operación se realizó el 8 de junio y se hizo pública esta semana.
Se optó entonces por una gastrectomía de manga, "una cirugía laparoscópica -por lo que no lleva aparejada grandes incisiones- en la que se extirpan las tres cuartas partes del estómago, quedando convertido en un tubo", según un comunicado del hospital.
"El procedimiento supone una reducción en la cantidad de ingesta y se elimina una gran cantidad de células productoras de grelina, una hormona que es la que causa la sensación de hambre", añade el comunicado.


Operación y seguimiento
"Se lo explicamos clarísimamente a los padres, que aceptaron la intervención y también a la niña, porque los pacientes a partir de los 14 años ya tienen derecho a saber qué les vamos a hacer y cómo se lo vamos a hacer", cuenta el doctor Olivares.
Con la reducción del tamaño del estómago, explica el doctor Olivares, "la sensación de saciedad se obtiene con muy poca alimentación, con lo cual el paciente tiende a comer menos porque enseguida se encuentra satisfecho".
A pesar de que la operación fue un éxito médico, el camino que aún tienen que recorrer los especialistas de la Unidad de Obesidad Infantil "es cuesta arriba", según le dijo a BBC Mundo la doctora Rosa Lama, responsable de Nutrición Infantil.
"Tenemos que hacer profilaxis de las deficiencias nutricionales que pueda traer", comentó la doctora Lama. La niña, además, requiere atención de otras patologías asociadas con el exceso de peso, como diabetes y problemas óseos.
Todavía tienen que pasar tres meses antes de que la niña pueda llevar una dieta considerada "normal". Al menos durante ese tiempo, y tal vez un poco más, seguirá bajo la observación del equipo de profesionales del hospital.
No será la última
Olivares y Lama coinciden en las razones que tienden a agravar esta epidemia de obesidad infantil. "Los alimentos saludables son caros", afirma Lama. "Los niños ya no juegan como antes", añade Olivares.
En el diagnóstico coincide también el doctor Jaime Dalmau, que dirige el Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría quien en una conversación con BBC Mundo atribuyó la epidemia de obesidad a la dieta inadecuada y a la falta de ejercicio.
Agrega Dalmau que intervenciones como la realizada en el hospital La Paz serán cada vez más frecuentes.
"En países que han tenido la epidemia más tiempo que nosotros, ya han bajado la edad para esta intervención. A nosotros nos va a ocurrir lo mismo", señala.
Los tres profesionales están de acuerdo en que desde el gobierno se han tomado muchas medidas para tratar de combatir el problema. "Pero los resultados no han sido los esperados", señala el doctor Dalmau.
Califican como positiva, sin embargo, la reciente aprobación de la Ley de Seguridad Alimentaria, que prohíbe vender alimentos con altas cantidades de azúcar, sal o grasas en las escuelas.
El gobierno realiza, además, una investigación sobre la epidemia -llamada Estudio Aladino (Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad)- y esperan desarrollar nuevas políticas para contenerla.
La propia ministra de Salud, Leire Pajín, calificó hace poco como "preocupante" el aumento de la obesidad infantil y reconoció que la sociedad española "ha bajado la guardia" ante el problema.