Mi Evolución... desde el principio hasta el día de hoy:

sábado, 24 de septiembre de 2011

¿Qué dice tu nevera acerca de tu dieta?

La nevera es el lugar donde mayor cantidad de alimentos guardamos, por eso, al observar el interior de la misma podemos obtener un rápido perfil del tipo de alimentación que llevamos, hoy te proponemos el planteo de un gran interrogante que tú mismo puedes responder con sólo abrir la nevera y contarnos qué dice la misma acerca de tu dieta.


Si en tu nevera sólo hay bebidas quizá no comas alimentos frescos y la mayor parte de las comidas estén basadas en productos comprados o preelaborados, cereales, conservas y demás, mientras que si en ella predominan las frutas, las verduras, los lácteos y algo de carne, tendrás una dieta más variada y nutritiva.
En mi caso personal, al realizar este sencillo test que nos permite autoevaluar la dieta descubrí que en mi nevera tienen escasa presencia los productos cárnicos, pero en su reemplazo, hay fuentes de proteínas de buena calidad como son los lácteos y los huevos. También quede conforme cuando encontré en ella una variedad de frutas y verduras frescas, agua en gran cantidad y ningún refresco en el interior. También debo reconocer que la presencia de algunos fiambres y aderezos hablan de algunas grasas saturadas que también tienen lugar en la dieta y debemos controlar la cantidad al momento de consumirlas.
Tú puedes hacer este sencillo análisis observando el interior de tu nevera, y allí podrás ver reflejado el tipo de alimentación que llevas para que si fuese necesario, esa nevera se revista de colores vivos propios de los productos frescos.
Por supuesto, tu nevera puede decir mucho más acerca de tu dieta, pues como ya nos han dicho nuestros compañeros de Directo al Paladar, en ella se puede reflejar tu organización si observas varios recipientes con comida pre-lista, tu nivel adquisitivo, tus gustos, tus necesidades y tu cultura.

Publicada en:
http://www.vitonica.com/dietas/que-dice-tu-nevera-acerca-de-tu-dieta
el 17 de agosto de 2011.

sábado, 17 de septiembre de 2011

Análisis de dietas milagro (XVI): La dieta Duke (OJO: No confundir con la Dieta Dukan)


En todo momento del año y sobre todo en esta época donde el cuerpo queda más expuesto, las dietas milagro nos acechan pudiendo volvernos su víctima. Por eso, hoy realizamos el análisis de otra dieta milagro que ya esta dando que hablar en la web, se trata de la dieta Duke, también llamada dieta del arroz.

¿En qué consiste la dieta Duke?

La dieta Duke se promociona como un programa de hábitos saludables que permite perder peso rápidamente llevando una alimentación baja en grasas y muy baja en sodio, pues se lo considera un fuerte estimulante del apetito.
La dieta propone la realización de dos fases, ambas basadas principalmente en hidratos de carbono y proteínas vegetales, así como mucha fibra, vitaminas y minerales.
La primer fase es muy restrictiva y sólo permite el consumo de frutas y arroz integral, de manera de obtener potasio, fibra, vitaminas del complejo B y otros micronutrientes. Eso sí, como podemos ver, casi no tenemos proteínas salvo las presentes en el arroz, pero sin aminoácidos esenciales y tenemos nulo aporte de grasas. Se sugiere durante esta fase tener una fuerte supervisión médica.
La segunda fase se amplia permitiendo consumir legumbres además de arroz, verduras, frutas y otros hidratos como las pastas, pero sólo se permite la ingesta de pescado como fuente de proteínas y grasas a una vez por semana.
La dieta debe extenderse por 12 semanas como máximo aunque dependiendo de la salud del paciente puede llevarse a cabo por más tiempo y promete una pérdida de peso de entre 10 y 16 kilos.

Errores de la dieta Duke

Aunque se habla de promoción de hábitos saludables y se nombra mucho al ejercicio, en el plan que ofrece la dieta sólo se proponen estas dos fases en la cual no se dictan porciones de alimentos ni se habla de actividad física recomendada.
Un error principal en la dieta Duke es el desequilibrio nutricional que se observa fácilmente, pues faltan grasas buenas, proteínas de alto valor biológico pero abundan los hidratos complejos. Es decir, en la dieta las calorías pueden ser variables pero la mayor parte de éstas no estarán provistas por proteínas y grasas sino por hidratos.


Aunque es bueno reducir las grasas de la dieta e incrementar el consumo de fibra, en esta dieta tocamos límites peligrosos, pues el organismo requiere de ácidos grasos esenciales que sólo los alimentos pueden ofrecerlos a diario, mientras que en esta dieta quedan practicamente eliminados en un principio y sólo pueden estar presentes en cantidades mínimas en la segunda fase.
Por otro lado, no nos enseña a comer ni modifica hábitos realmente, sino que nos prohibe alimentos sin permitirnos aprender a convivir con la gran oferta de productos que nos rodea en la actualidad.
Tiene un tiempo, por lo tanto, no es una dieta que podamos realizar toda la vida, lo cual habla de su equilibrio nutricional y su efecto en la salud.
Por todo esto, la dieta Duke también es una dieta milagro con la cual debemos tener cuidado. Si bien sus bases son buenas (comer más fibra, menos grasa y sodio), no propone una solución real para lograrlo y conservar el cambio a largo plazo en beneficio de la salud.

Publicado en:
http://www.vitonica.com/dietas/analisis-de-dietas-milagro-xvi-la-dieta-duke
el 16 de agosto de 2011.

sábado, 10 de septiembre de 2011

La liposucción o el camino fácil para adelgazar

Viendo en la tele un documental sobre la liposucción me viene a la cabeza el montón de gente que en lugar de elergir la actividad física y el deporte para perder peso, elige este tipo de cirugía, donde de pronto nos quitan unos cuantos kilos de grasa y nos vamos a casa tan tranquilos.
En principio se podría decir que es eficaz y rápido, más que matarse en el gimnasio durante meses, pero no todo es así de bonito. Yo siempre me he preguntado: ¿cuánto tarda una persona que se hace una liposucción en aumentar de nuevo su peso? Supongo que al cuerpo no le hará mucha gracia que de pronto le quitan sus reservas, y eso se tiene que notar por algún lado.

Además en la liposucción nos quitan grasa de zonas específicas, donde más grasa se acumula, por lo que la pérdida de peso no es homogénea, con lo que no se yo si es mejor el remedio o la enfermedad. ¿Y qué pasa con la piel?, en pocos minutos la piel pasa de estar tersa a estar arrugada porque ya no tiene tanta materia que recubrir.
A mi no me cabe ninguna duda de que la mejor forma de perder peso es quemando la grasa a base de movimiento, mucho más sano y barato que pasar por el quirófano, y me atrevo a decir que más definitivo o al menos más duradero, porque alguien que se hace una liposucción dudo mucho que de repente se ponga a hacer ejercicio para mantener el peso perdido.

Publicado en:
http://www.vitonica.com/cosmetica/la-liposuccion-o-el-camino-facil-para-adelgazar
el 8 de julio de 2009.

sábado, 3 de septiembre de 2011

Lo mínimo que debemos saber de las cirugías bariátricas

Las cirugías bariátricas o aquellas destinadas a controlar la obesidad, son frecuentemente mal usadas o utilizadas equivocadamente para adelgazar rápidamente. Sin embargo, debemos saber que no siempre es conveniente recurrir a procedimientos quirúrgicos de este tipo.
Hay determinados cosas que no podemos dejar de conocer acerca de las cirugías bariátricas, ya que depende de la información que tenemos el uso que hagamos de las mismas.
En primer lugar, debemos saber que éste tipo de cirugías se prescriben cuando el exceso de peso de un individuo amenaza su vida, es decir, es excesivo y precisa de la pérdida urgente de grasa corporal, o bien, si ya se han implementado todo tipo de recursos y la persona no logra adelgazar eficientemente.
Existen muchos tipos de cirugía que se realizan con la finalidad de luchar contra la obesidad, y como todo acto quirúrgico, conllevan un riesgo para la salud, no obstante, generalmente el riesgo del exceso de grasa es superior.


Para quienes utilizan la cirugía bariátrica como un método fácil para adelgazar, debemos decir que la misma cirugía puede generar problemas antes no presentes en el organismo, por ejemplo, el bypass gástrico puede ocasionar cálculos renales, infecciones, carencias nuricionales, entre otros.
Por otro lado, es importante saber que la cirugía no nos quita la necesidad de hacer dieta o de realizar actividad física, sino que requiere de la ayuda del estilo de vida para lograr buenos resultados.
Además, las cirugías no modifican hábitos alimentarios, sino que reducen la ingesta alimentaria por diversos métodos o la absorción de nutrientes para provocar un descenso de peso corporal.
En fin, las cirugías son un arma de valiosa utilidad para los obesos mórbidos, que necesitan de un método que les permita perder gran cantidad de peso. No obstante, antes de solicitar una cirugía se necesita un buen examen médico y prescripción profesional, pues no es recomendable someterse a una cirugía para adelgazar “fácilmente” con todos los riesgos que ésto implica y sabiendo que igualmente tendremos que luchar contra los malos hábitos de vida.

Publicado en:
el 17 de julio de 2009.