Mi Evolución... desde el principio hasta el día de hoy:

sábado, 30 de mayo de 2009

Sorpresa...

No me lo puedo creer!!!
Después de tantas y tantas larguísimas semanas... ¡¡¡13!!! sin moverse la báscula, hoy me sorprende con un 73,2... ¡casi medio kilote menos que la pasada!... ¡casi como en los "buenos tiempos" del bajón!... (bueno, no tanto, no nos "pasemos")... pero sabes... sin haber hecho nada "especial", quizá que la semana estuvo un poco agitadilla, con un viaje de por medio a Berlín... decepcionante ciudad... a mi gusto, por lo "sosa" que la encontré, pero eso será otra historia en párrafo aparte... Bueno, la cuestión es que la "estable y entrañable" zanahoria debe haberse "desoxidado" y esta vez se ha movido, y además, en el sentido oportuno... que intentaremos no invertir... acercándose un pelín más a la meta.
Mírala como va...

Reglette perso regime


Bueno, a ver si retoma el "ritmo decreciente" y nos sigue sorprendiendo... y a ver si logramos pronto quitar el 7 inicial de esta cifra... de una vez y por todas...

Pues si amigos, como les comentaba antes, estuve en Berlín...
A veces es malo viajar con demasiadas espectativas, con ideas preconcebidas y creyendo la opinión generalizada de que vas a visitar una gran ciudad... y puede que eso me haya sucedido, pero la verdad es que en mi opinión es un "ciudadón" bastante "soso y muerto"... casi ni tráfico había... con personas afables pero con un carácter muy diferente a nuestro carácter "latino"... con otra "chispa"... otras costumbres, otras formas de manifastarse y expresarse muy diferentes... y eso que con esto de "la globalización" se supone que ya algo de lo malo nuestro se les tendría que haber "pegado"...
Ahora me explico por qué en España nos "llenamos" de turistas alemanes cada año, y por qué todos los que pueden intentan quedarse a vivir en este país...
Quizás me apresure a opinar sin apenas haber conocido la cuidad... sólo estuve 48 horas y de ellas la mayoría trabajando... pero la verdad es que si dependiera de mi, no creo que la curiosidad sea tanta como para que regrese a "experimentar" si mi criterio es erróneo o certero, al menos en un buen tiempo... ya os lo comentaré si lo decido.
Así y todo, siempre quedó un tiempito para dar un paseo y sacar algunas fotos (de lo mejorcito por donde pasé) que fue en el barrio llamado Mitte (Centro en alemán) por lo que se supone sea el más "movido" por ser la principal área comercial, político - administrativa y de negocios...


En la cena de trabajo... elocuente manera de resaltar el contenido de la fuente de aperitivos, con excelentes quesos, diferentes tipos de empanadas, frutas y verduras, patatas, ensaladillas, encurtidos y un rico pan de ajo (con el jamón en España "nos llevamos la palma", sin duda...) con esa bengala, quizás, todo lo demás pasaba desapercibido... por suerte se apagó a los pocos segundos... y pudimos concentrarnos en el "de todo un poco"...

No te pierdas el video del Retaurante y Café Nö!...
http://tv.cityguide.com/services/player/bcpid1911416548?bctid=1435496571

El "Bocca di Bacco", famoso restaurante Italiano situado en la calle Friedrichstrasse, principal arteria comercial de la zona, donde se encuentran las más conocidas Boutiques de marcas, por la que seguiremos andando hasta el márgen del rio Spree.

Aquí estoy en la entrada de una de las Salas con más historia del viejo Hospital "Charité", la más antigua... en la planta superior del edificio vivían los Doctores con sus familias y en la planta baja tenían la Clínica... durante la época de la Alemania Nazi en este edificio parieron las mujeres de muchos de los altos oficiales y cargos del tristemente célebre Adolf Hitler.
http://es.wikipedia.org/wiki/Charit%C3%A9


sábado, 23 de mayo de 2009

Ahora hay que cuidarse...

Muy apropiado para esas crisis de antojos que nos asaltan de vez en cuando... aquí les dejo este articulo que fue publicado en Obesity Help y que me parecio muy interesante.

Comer con conciencia
La pérdida de peso después de la cirugía asi como en el inicio de nuestra nueva dieta postoperatoria, hacen que nuestro entusiasmo y motivación sean elevados y que nuestra capacidad para elegir los alimentos "correctos" y aplicar los limites adecuados sean suficiente aliciente para que "controlemos" con relativa facilidad. En presencia de una amplia gama de alimentos que podemos ingerir después de la Cirugía, debemos saber elegir lo que debe o no se debe comer. Pero a medida que podamos permitimos comer los alimentos que nos gustan, y que además, pueden habernos estado prohibidos durante muchos años de dietas "yo-yo", esto puede que nos haga perder una parte importante del mecanismo de control que funcionó tan bien inicialmente. Con ese primer bocado fuera de lo estipulado estamos comenzando a comer demasiado. Hay que ser consciente de que el principal objetivo es ser capaz de comer y disfrutar de un alimento que nos gusta, pero sin excesos... ¿Cómo podemos lograr esta difícil tarea?

Comer con conciencia.
La solución es aprender a comer con conciencia. ¿De qué estamos tratando de ser conscientes ? Uno de los aspectos de comer con la conciencia es elegir los alimentos que tienen el potencial para satisfacernos en este momento. Por ejemplo, a veces estamos con un estado de ánimo que hace que nos apetezca un alimento cremoso, dulce y frío. Los alimentos tienen una variedad de sabores y texturas que crean diferentes sensaciones en nuestras bocas y estómagos. Para determinar qué alimentos satisfacen, es útil considerar las diferentes propiedades que tienen los propios alimentos. Podemos aprender a identificar y clasificar estas propiedades y determinar qué tipo de satisfacción estamos buscando en un momento determinado.

¿Cuáles son algunas de las propiedades de los diferentes alimentos?
Hay comidas saladas, por ejemplo, las anchoas, las sardinas y el salmón ahumado. Hay alimentos dulces, como la gelatina, el sirope de arce y la batata. Hay alimentos amargos, por ejemplo, el agua de quinina. Hay alimentos agrios, como los limones y la leche agria. Hay alimentos picantes, por ejemplo, los chiles jalapeños. Hay alimentos blandos como el arroz y las galletas sin sal. Hay alimentos cremosos, como la leche, el yogur y los helados. Existen alimentos crujientes, como las zanahorias, los pretzels duros (http://es.wikipedia.org/wiki/Brezel) y las manzanas. Hay alimentos voluminosos, por ejemplo, los cereales y el pan.
Imaginar los sabores y las texturas nos puede ayudar en la representación de la comida que requerimos para comer en un momento dado. Identificar el momento justo en que quedamos satisfechos es fundamental para poder dejar de comer antes de cometer exesos.

¿Cómo podemos aprender la habilidad de comer con la conciencia?
Si logramos aprender a prestar atención cuando comemos los alimentos que anhelamos, podemos aumentar el placer y la satisfacción, y del mismo modo, disminuir o controlar las cantidades.
Pruebe este ejercicio de sensibilización con los alimentos para aprender a evitar excesos. Este mecanismo de sensibilización se puede aplicar al comer cualquier alimento, pero para facilitar el aprendizaje sugerimos el chocolate. No obstante, puede utilizar un trozo pequeño de un alimento cualquiera que realmente disfrute, en caso de que no pueda comer chocolate o no sea lo que mas te guste. Toma un bocado pequeño de tu comida favorita, el tamaño de un Hershey Kiss (besito de chocolate) es una buena cantidad (http://www.hersheys.com/kisses/).
Examínalo, verifica el color, la textura, la forma. Analízalo con los ojos. Tócalo y míralo desde todos los lados y ángulos.
¿Qué sensaciones, pensamientos, sentimientos llegan a tu mente al examinar este alimento? Piensa en el momento en tu vida cuando por primera vez probaste esta agradable comida.
¿Qué te gusta de ella?
¿Dónde obtienes satisfacción al comer, en la boca o el estómago?
¿Cuándo sueles comer este alimento?
¿Qué es lo que suelen decirte cuando comes este alimento?
Huélelo... ¿Cual es el aroma de este alimento?
¿Se trata de un olor agradable?
Lámelo varias veces y, a continuación, pon un pedazo de el en la boca. Dejalo reposar sobre tu lengua con la boca cerrada. Asi como se encuentra tal vez comience a derretirse en la boca, chupa el sabor y deja que se deslice por tu garganta.
Ahora comprobemos si tenemos en la boca un postgusto.
Explora tu boca con tu lengua para deleitarte con cualquier sensación remanente.
Cierra los ojos y reflexiona sobre cómo toda la satisfacción puede estar en solo una pequeña mordedura.
Toma otro bocado centra la misma cuidadosa atención en la comida que haz elegido, crea tu propia guía para disfrutar y aprovechar al máximo el placer que tienes a tu disposición de comer este alimento con la toma de conciencia de lo que estás haciendo.
Te daras cuenta como sin tomar grandes cantidades de alimento puedes experimentar un alto nivel de satisfacción y disfrute. Siempre tenemos el ansia de un alimento procedente de un deseo interior y creemos que para satisfacer ese deseo o ansiedad necesitamos comer una gran cantidad de ese alimento, cuando en realidad una pequeña cantidad nos calma la ansiedad y satisface el deseo. De hecho, en cada bocado que hemos probado hemos disfrutado el verdadero placer del sabor y la textura del alimento, lo cual nos ha aumentado la satisfacción. Si podemos aprender a prestar atención a cómo se encuentra el disfrute al comer un alimento que anhelamos, podemos aumentar el placer y la satisfacción y podremos disminuir la cantidad. Elegir los alimentos que realmente quieres comer sobre la base de los sabores y texturas que deseamos en este momento, y después, comer con conciencia, nos permitirá lograr mayor satisfacción con menos alimentos.

Robert Brandt, PhD, psicólogo y entrenador, experto reconocido a nivel nacional sobre la adicción a la comida y co-fundador del exitoso programa de pérdida de peso FACE (http://www.faceweightloss.com/)



Afortunadamente yo sigo manteniéndome "igualitico" que la semana pasada... a pesar de que estuve en Lisboa, capital que se caracteriza por el "buen yantar"... con lo cual les confesaré que tentaciones no me faltaron, por lo que un poco (o bastante) tuve que "aplicar" lo aprendido en el artículo anterior, lo cual me permitió disfrutar de todo lo que me apetecía de una manera "sensata"... os lo recomiendo.

Así siguen estando las cosas de Doña Zanahoria:

Reglette perso regime


¿Unas fotitos del Casco Antiguo de Lisboa?... bueno... ¿por qué no?

sábado, 16 de mayo de 2009

¿Y después qué?

La alimentación después de la cirugía bariátrica.
Un cambio de actitud hacia la comida y el aprendizaje de
nuevas costumbres alimentarias determinan el éxito de la operación
Autor: Por Elena Piñeiro
Fecha de publicación: 4 de marzo de 2008
Aprender a comer de nuevo
De los 400.000 españoles que padecen
obesidad mórbida en nuestro país, aproximadamente 4.000 son intervenidos quirúrgicamente cada año, con el objetivo de perder peso corporal y no volver a recuperarlo. El cambio de actitud hacia la comida y aprender unas nuevas costumbres alimentarias determinarán el éxito de la operación. La cirugía bariátrica (del griego 'baros', presión o peso) reduce la capacidad gástrica (del estómago) o hace que los alimentos ingeridos no sean bien aprovechados y que las grasas no se absorban en el intestino.
La reducción de la capacidad gástrica deja reducido el estómago al tamaño de un huevo con apenas capacidad para digerir los alimentos, que deben caer hacia el intestino más por gravedad que por los impulsos de la pared del estómago. El nuevo panorama fisiológico demanda una trasformación muy profunda en las costumbres alimentarias y en el estilo de vida, ya que es probable que la persona no vuelva a comer «como antes» nunca más, o por lo menos en mucho tiempo. El concepto de las comidas como un hecho agradable que disfrutar y compartir puede tardar años en restablecerse, ya que la dieta tras la intervención resulta un duro e inevitable entrenamiento hacia una alimentación distinta.
El nuevo estómago, mucho más pequeño e intolerante a una gran variedad de alimentos y platos, determina que las comidas sean sencillas y de muy poco volumen, hipocalóricas y con limitaciones importantes en el consumo de vitaminas y minerales. La idea de comerse una manzana a mordiscos como tentempié, las uvas en Navidad, las ensaladas veraniegas o un bocadillo de pan recién horneado, se ha de relegar a un futuro. Depende de un importante cambio en el concepto de alimentarse y en definitiva un cambio en el estilo de vida.
Un viaje a través de las texturas
La dieta post-cirugía bariátrica es complicada porque la persona tiene que recibir los requerimientos mínimos de nutrientes en un volumen de comida muy escaso (50 ml-100 ml) y dentro de una concepción de una dieta de entre 800 a 1.200 kilocalorías como máximo. Miguel Ángel Rubio, director de la Unidad de Obesidad del Servicio de Endocrinología y Nutrición del
Hospital San Carlos de Madrid y sus colaboradores, trabajan sobre este tema y han descrito las etapas en las que se desarrolla este tipo de dieta.
La primera fase consiste en la administración de líquidos claros (caldos desgrasados, zumos diluidos, agua de arroz e infusiones) durante dos o tres días. Se continúa durante unas seis semanas con una dieta líquida completa, baja en grasa y con alto contenido en proteínas, necesarias para el restablecimiento del organismo después de haber pasado por el quirófano. Algunas de las alternativas dietéticas para esta fase pueden incluir dietas basadas en yogur líquido o bien utilizar productos comerciales de nutrición entera para las personas que no toleran bien los alimentos. Se trata de preparados comerciales que se disuelven en agua y que aportan aproximadamente 800 kilocalorías, unos 70 gramos de proteínas y todas las vitaminas y minerales necesarios. Se suelen pautar unos cuatro sobres al día, uno por cada comida.
Aproximadamente dos meses después de la operación (algunos pacientes deben esperar más tiempo), se puede comenzar con una dieta triturada. También se deben ir incluyendo alimentos de consistencia muy blanda y con alto contenido proteico como el huevo, quesos bajos en grasas, pollo o pescado blanco. La dificultad se encuentra en que con frecuencia aparecen intolerancias alimentarias. Las carnes, los pescados y los huevos, tan importantes como fuente proteica para que no se pierda masa muscular después de la cirugía, no suelen ser bien tolerados. Algunas verduras, legumbres y los cereales integrales por su alto contenido en fibra tienen especial dificultad para atravesar el estómago hacia el intestino. Incluso la fibra de algunos alimentos, al no ser digerida, puede atascar la salida del estómago. Un puré de lentejas o una papilla de cereales suelen provocar una intensa y desagradable sensación de saciedad y pesadez. En cambio el consumo de
fibra soluble más abundante en las frutas, suele ser mejor tolerada por su escasa flatulencia. Además, este nutriente es muy interesante por su actividad prebiótica en el colon, que ayuda al buen funcionamiento de la flora bacteriana.
Los embutidos, los quesos grasos, los frutos secos, los patés y en definitiva todo alimento con alta proporción de grasas, suelen causar fuertes dolores abdominales, flatulencia y esteatorrea (grasa en heces). Deben evitarse además porque pueden frenar la curva de pérdida de peso y facilitar la recuperación del mismo. Merece especial atención el alcohol: Aporta calorías vacías y evita la oxidación de las grasas, disminuyendo la eficacia de la pérdida de peso. Las personas gastrectomizadas o cuyo estómago ha sufrido un cortocircuito o bypass, pueden sufrir más fácilmente una intoxicación aguda tras la ingestión de cualquier bebida alcohólica.

La nueva alimentación
Después de meses de alimentos triturados, la tolerancia a la dieta normal es muy individual. Se debe aprender a seleccionar y preparar los alimentos. La meta es conseguir una dieta variada, baja en grasas, y azúcares, y rica en proteínas, frutas y verduras. Una comida tradicional de primero y segundo plato seguido del postre es inconcebible después de este tipo de intervenciones quirúrgicas. El estómago no puede admitir mucho más de 150-200 ml de capacidad después de unos meses tras la operación, lo que equivale al contenido de un vaso de agua. Se recomienda comer unas tres o como máximo cuatro veces al día para no sobrecargar la función digestiva.
Los alimentos
Legumbres, pastas y cereales se pueden tomar una vez a la semana, alternando estos alimentos, y en forma de guarnición, sopas o purés. En cuanto a las verduras, a medida que pasan los meses muchas personas aceptan las ensaladas, pero aún así la masticación ha de ser extremadamente cuidadosa. Se recomienda tomar más verduras suaves tipo zanahoria, calabacín, calabaza o puerros acompañados de patata. La piel blanca y la circundante de los gajos de las mandarinas, naranjas y pomelos, los hollejos de las uvas, las pepitas, semillas o huesos tienen que ser retirados previamente, ya que al ser pura fibra pueden dar lugar a una oclusión intestinal y producir vómitos.
Las carnes blancas son menos grasas y fibrosas que las rojas pero aún así cuesta mucho ingerirlas. La carne de conejo, aunque sea blanca es muy fibrosa, por lo que no conviene consumirla en los primeros meses. Se recomienda partir la carne en trozos muy pequeños y masticar mucho y despacio. También se puede recurrir a las hamburguesas, albóndigas o rellenos de croquetas, canelones, etc., que resultan más fáciles de masticar.
La preferencia por alimentos y platos sencillos, pocas grasas y dulces, el control de los aceites para cocinar y aliñar y la correcta hidratación diaria entre otras cosas, forman parte de un nuevo modelo de cuidado de la salud y en definitiva del cuidado de uno mismo. El no seguir unas pautas alimentarias ordenadas y sanas puede hacer fracasar por completo el objetivo de adelgazar y mejorar con ello, no solo la calidad sino también la esperanza de vida.
Complicaciones comunes
Como consecuencia de la cirugía bariátrica algunas personas desarrollan síntomas de inadaptación a las nuevas pautas alimentarias y requieren cierta observación y cuidados concretos por parte de los profesionales que les atienden. Algunos ejemplos son:
Náuseas y vómitos: son muy frecuentes y suelen suceder por comer demasiado rápido, mezclar líquidos con sólidos o ingerir una cantidad superior a la que admite el reservorio gástrico.
Estreñimiento: se produce por la baja ingestión de fibra y grasa. Los expertos recomiendan asegurar una adecuada hidratación y utilizar laxantes suaves pautados por el facultativo, si fuera necesario.
Síndrome de
dumping: se suele producir en las semanas posteriores a la intervención quirúrgica y se caracteriza por molestias abdominales generadas por un rápido vaciamiento gástrico. La ingestión de alimentos o bebidas ricos en azúcares puede dar lugar a sudoración, sensación de hambre, malestar general y náuseas y/o vómitos.
Dolor abdominal: puede tener varios orígenes pero se deben descartar los relacionados con la ingestión de alimentos como haber comido demasiada cantidad o excesivamente rápido, alimentos flatulentos o bebidas con gas, etc.
Deshidratación: puede estar provocada por vómitos, diarreas y/o la escasez de ingestión de líquidos. Para evitarla es necesario beber agua, bebidas isotónicas o limonada alcalina, aunque no se tenga la sensación de sed. Siempre en pequeños sorbos pero de manera constante hasta llegar a los 1.500 ml diarios aconsejados.
Interesante artículo, razón por la que lo comparto con todos vosotros, pues aunque en mi caso particular (cada cual es un "mundo" ya lo sabemos) los tiempos señalados por la autora resultaron más cortos en cuanto a la incorporación de nuevos tipos de alimentos, y en cuanto a pasar de dieta líquida a blanda y a normal, en general me parece una magnífica referencia para todo aquel que ande un poco perdido o ansioso de saber que hacer con "las cosas del comer" en el "mundillo post-operatorio"...
Yo sigo manteniendo mi peso estable una semanita más.
El pasado lunes estuve con mi Cirujano y en general todo va bien, de acuerdo con lo previsto... bueno, él un poco sorprendido porque en mi caso los resultados han sido más propios del Bypass que de la Gastrectomía Tubular en Manga... pero en este sentido, "a nadie le amarga un dulce"... ¿no crees?

Reglette perso regime

Seguiremos informando...

sábado, 9 de mayo de 2009

Estuve en Madrid... y no engordé... pero tampoco bajé...

Madrid renueva (por fin) su skyline
Archivado en: diseño y arquitectura, arquitectura, madrid
Por IGNACIO RODRÍGUEZ URGEL* (SOITU.ES)
Actualizado 08-07-2008 17:54 CET
Se dice de un buen skyline cuando la silueta que dibuja sirve para reflejar e identificar una ciudad. Uno de los skyline más conocido es el de Manhattan. Su imagen se ha utilizado en multitud de ocasiones como reclamo de la ciudad.

Un skyline no sólo sirve para hacer un fondo de pantalla o una camiseta, también nos permite descifrar la historia. Esta silueta en el horizonte refleja el poder religioso, militar, político o económico que ha tenido o tiene una ciudad. Y es que el skyline de una ciudad es la 'vectorización' de su historia, pues representa en coordenadas XY la arquitectura a lo largo del tiempo. Es el tiempo el que va incorporando nuevas líneas a la silueta de la ciudad. Existen ciudades donde el tiempo se paró y su skyline, también. Segovia y Toledo son dos buenos ejemplos de ello. En Madrid la línea del cielo ha ido cambiando a lo largo de la historia, eso sí, muy lentamente. Anton Van der Wyngaerde retrató en 1562 desde el cerro Garabitas una de las primeras vistas de Madrid, con el Alcázar como protagonista. Sin embargo, fue Goya el primero en marcar el perfil de la villa en 1788. En el lienzo 'La pradera de San Isidro' podemos distinguir la cúpula de San Francisco El Grande, la Iglesia de San Andrés y el Palacio Real. Pero es en el siglo XX cuando el perfil de Madrid se modifica de verdad. La Gran Vía aportó a la línea del horizonte madrileño el Edificio de Telefónica (Cárdenas Pastor, 1926), el Edificio España (Julián y José Otamendi, 1953) y la Torre de Madrid (Julián y José Otamendi, 1957). El Paseo de la Castellana, al situarse en una cota elevada de la ciudad, aportó numerosas líneas al skyline, principalmente los edificios ubicados en el complejo AZCA (1946), la Torre del Banco de Bilbao (Sáenz de Oíza,1971), la Torre Windsor (Alas Casariego, 1973), la Torre Picasso (Minoru Yamasaki, 1982), la Torre Europa (Oriol, 1985), y por último las Torres Kio (Philip Johnson y John Burgee,1996). Otros edificios se construyeron, aunque tuvieron menor incidencia en el skyline madrileño a causa de la orografía de la ciudad, Torres Blancas (Sáinz de Oíza 1964), Torre de Valencia (Javier Carvajal 1968), Torres de Colón (Antonio Lamela, 1976). El ejemplo más claro lo tenemos en Torrespaña (Martínez de Velasco 1982), conocida por 'el pirulí', que, a pesar de su altura de 232 metros, prácticamente no incide en el skyline madrileño. Al final del siglo XX apenas un puñado de edificios sobresalían sobre el horizonte de Madrid. Mientras los espacios se colmataban, y las entonces ciudades dormitorio se expandían hasta formar un todo edificado, la ciudad entró en un mundo plano, neutro y tremendamente aburrido. El porqué de esta situación hay que buscarlo no sólo en la normativa urbanística, sino en la falta de visión de futuro por parte de quienes dirigen los poderes económicos y políticos de la ciudad. Pero hay motivos para ser optimistas, el siglo XXI ha comenzado bien. Nada menos que con Cuatro Torres:
Torre Caja Madrid (Norman Foster)
Torre Sacyr-Vallehermoso (Rubio Carvajal y Álvarez-Sala Walter)
Torre de Repsol YPF (Cesar Pelli)
Torre Espacio (Ming Pei)


Las Torres Business Area de Madrid.

Con la construcción de las 'Cuatro Torres Business Area', la capital por fin ha dejado de ser una aldea. Para los que siguen prefiriendo el Madrid de Goya, paso a razonar esta afirmación: Una de las principales consecuencias que ha tenido la aparición de las Cuatro Torres es su capacidad de señalar y ubicar la ciudad dentro de un territorio mayor. Las Cuatro Torres han roto la escala de la ciudad ampliando sus límites hasta coincidir con los de la Comunidad que da su nombre. Se ha modificado la escala de referencia y de relación entre la ciudad y los pueblos que la rodean. Los habitantes de Pozuelo, Tres Cantos, Colmenar Viejo, Alcobendas, etcétera, se sienten más cerca de Madrid. Efectos de proximidad que se aprecian cuando circulas por la M40, M12, M13, cuando llegas en coche por la autopista de La Coruña (AP6), cuando cruzas el túnel de la Sierra del Guadarrama o cuando aterrizas en Barajas. Pero las consecuencias van más allá de lo visual. El crecimiento en altura crea una referencia de proximidad y de localización al centro, aportando al ciudadano seguridad y convencimiento de que es partícipe de un proyecto común. Las personas que se desplazan a la ciudad, por fin, tienen una referencia, un hito, pero también, una identidad.


Guste o no, por fin tenemos una imagen a la que identificar nuestros fracasos o victorias. Introducir el rascacielos como nueva tipología edificatoria contribuye a la diversidad de espacios en la ciudad y, por tanto, al aumento de estilos de vida y de posibilidades colectivas de comunicación. Hemos empezado a movernos, pese a que algunos siguen viendo Madrid desde Garabitas.

*Ignacio Rodríguez Urgel es arquitecto y uno de los directores del estudio IN-fact arquitectura.


Esta semana he estado en Madrid y ha coincidido conque tuve que pasar por el CTBA (Cuatro Torres Center Business... que manía esta de ahora de llamar las cosas en inglés... o espanglish... con lo bonito que suena el castellano...) así que la oportunidad fue debidamente aprovechada sacándo algunas fotos mías, que aunque quizás no sean tan "profesionales" como las de Internet, si son más personales... al menos por el aquello de poder decir: "las hice yo"...



En cuanto a mi... poco que contar... aunque bueno... y la buena noticia es que sigo manteniendo "el tipo"...


Reglette perso regime
Seguiremos informando...

sábado, 2 de mayo de 2009

Gripe tipo "A"

Sería quizás un poco recurrente a estas alturas, donde el tema de conversación "de actualidad" es la famosa gripe porcina, rebautizada ahora como "gripe A" para bien de la industria porcina, entrar en disquisiciones retóricas sobre orígenes, repercusión, ventajas, inconvenientes, causas y consecuencias... ya tenemos bastante con los que nos da la prensa y la tele, de donde hay que sacar lo positivo, sobretodo en cuanto a las precauciones que deben tomarse ante el posible contagio y el "qué debemos de hacer en cada caso". Por eso sólo voy a recordar, sobretodo a mis amigos mexicanos por ser hoy en día los más afectados, y a pesar de que ya muchos de ellos lo saben, que cuentan con mi solidaridad y mi apoyo, y todo mi deseo de que esta situación dure lo menos posible y cause el mínimo daño.
Sería quizás un poco recurrente, tambien, seguir insistiendo en que mi situación en cuanto a mi peso se mantiene estable una semana más, tal como si la báscula se hubiera detenido en complicidad con los objetivos que me marcó mi Cirujano... y de ahi no baja... ¡ni sube!

Reglette perso regime


¿Qué le vamos a hacer?...
Por esto, como mi objetivo con mis "post" es aportar algo útil, y a ser posible ameno al personal, aquí les muestro el siguiente tema, que puede ser muy esclarecedor para todo aquel que esté en proceso previo a la decisión de operarse.

TÉCNICAS QUIRÚRGICAS BARIÁTRICAS:
¿SON TODAS LAS OPERACIONES IGUALES?
El público en general piensa que solo hay una intervención para la obesidad, y que tendrá el mismo efecto en cada individuo. Lo cierto es que hoy se realizan al menos 5 intervenciones diferentes (con al menos 15 variantes), que se hacen de diferente forma y con diferentes fines. La primera clasificación de las intervenciones es:
- Operaciones simples: Son aquellas que se realizan solo en el estómago sin llegar a tocar para nada el intestino. Son las operaciones de anillas y las gastroplastias.
1.- LA ANILLA AJUSTABLE
2.- LA GASTROPLASTIA VERTICAL ANILLADA
- Operaciones complejas: Son aquellas en que además de operar en el estómago (grapándolo ó dividiéndolo) se añaden empalmes con el intestino. Son el bypass gástrico y las derivaciones
bilio-pancreáticas.
3.- BYPASS GÁSTRICO
4.- BYPASS GÁSTRICO CON ANILLA
5.- DERIVACIÓN BILIO-PANCREÁTICA
6.- CRUCE DUODENAL

7.- LAPAROSCÓPIA
8.- GASTRECTOMIA TUBULAR LAPAROSCOPICA (manga gástrica)

¿CUÁLES SON LOS RESULTADOS ESPERABLES DE UNA OPERACIÓN?
La cirugía bariátrica es una cirugía funcional, y la misma intervención no tiene los mismos efectos con respecto a las pérdidas de peso, en todos los individuos. Los resultados se miden con respecto al Sobrepeso, es decir la diferencia entre el peso real y lo que sería su peso ideal. Una operación ideal en resultados seria la que:
- Que el peso perdido sea al menos el 50% del sobrepeso. Ej. Si pesaba 130 Kg. y el peso ideal es 70 Kg., el sobrepeso serían 60 Kg. y una pérdida de peso aceptable sería el perder al menos 30 Kg. y quedarse con 100 Kg.
- Que las pérdidas de sobrepeso se mantengan más allá de 5 años.
- Que la operación beneficie al menos al 75% de los pacientes operados. Es casi imposible que en una cirugía "funcional", como es la de la obesidad, obtener un resultado en el que el 100% de los pacientes hayan perdido el 50% del sobrepeso.
- Que la operación ofrezca una buena calidad de vida y de ingesta, con pocos efectos secundarios (nauseas, vómitos, diarreas, anemia, etc.).
- Que las reoperaciones necesarias relacionadas con la técnica sean inferiores al 2% al año.
- Que con un seguimiento adecuado no haya complicaciones a largo plazo.

- Que tenga bajo riesgo. Una mortalidad operatoria inferior al 1%, y un riesgo de complicaciones inferior al 10%.
Artículo tomado de la página de la Sociedad Española de la Cirugía de la Obesidad (SECO) www.seco.org