Mi Evolución... desde el principio hasta el día de hoy:

sábado, 6 de agosto de 2011

Seis preguntas a los centros de adelgazamiento (II)

Abordamos en esta segunda parte del artículo relativo a la evaluación de los centros de adelgazamiento las cuestiones referentes a la información que obtienen del paciente, y si se basan o no en "colocarnos" su producto "estrella". Ambas cuestiones son muy importantes a la hora de elegir.


2) ¿Obtienen la información adecuada acerca de nosotros y nuestro problema?

Parece increíble, pero la respuesta fue negativa en una gran parte de los establecimientos (3 de cada 4), hasta el punto de ser el segundo aspecto peor valorado. Antes de empezar su trabajo, el profesional debe conocer nuestro estado físico (tensión, análisis de sangre, historia clínica...) y realizar una completa exploración física que incluya, además de los datos anteriores, una medición de peso, talla, perímetros, cantidad de grasa y localización de esta, entre otros.
Pero, además, debe indagar acerca de si tomamos medicamentos (cuestión clave para ver posibles efectos secundarios en interacción con el tratamiento), nuestras preferencias alimenticias, nivel de actividad física, si nos aqueja algún problema que nos genere estrés, estilo de vida, consumo de alcohol o tabaco y, en general, cualquier otro factor que pueda ser importante a la hora de establecer un tratamiento. En este sentido, es también importante conocer otros tratamientos anteriores de pérdida de peso y sus resultados.

3) ¿Se basan en productos "estrella", o en una dieta adecuada?
Este es, quizá, el aspecto más crítico de todos, y aquel en el que peor valoración han obtenido los centros estudiados por Consumer. La mitad de los establecimientos basaban su dieta únicamente en tomar un producto "estrella". Sin entrar en la valoración de cada producto concreto, cualquier experto estará de acuerdo en que es una estrategia inadecuada. Y la sospecha que nos acosa es que su dispensación esté basada más en conseguir unos ingresos extra que en la idoneidad del producto.
Todo tratamiento debe estar basado en una dieta equilibrada, personalizada y sana, que incluya todos los nutrientes necesarios, además de practicar una actividad física adecuada a la situación del paciente. Y todo ello, mantenido en el tiempo. Sólo en algunos casos el profesional podrá indicar medicación u otras medidas, como tratamientos con ciertos aparatos. Pero siempre como apoyo o complemento a lo anterior.
Por el contrario, el producto "estrella" no enseña hábitos alimenticios correctos ni sirve para mantener a largo plazo la reducción lograda de peso, en el caso de que ayude a conseguirla. Y, además, puede llevar a peligrosas carencias nutricionales.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en julio de 2011,
a partir del estudio de Consumer sobre
centros de adelgazamiento