Mi Evolución... desde el principio hasta el día de hoy:

martes, 1 de julio de 2008

Crónica de una gastrectomía tubular anunciada I...

Comenzamos hoy el "relato" de toda la semana anterior... "con lujo de detalles"... pero antes, tenemos una cuenta pendiente con nuestra zanahoria... nos habíamos quedado en 96,2 kiletes para 95 de meta, pero esa era la etapa "PREOPERATORIA", ya superada, y ahora estamos comenzando la etapa "POSTOPERATORIA"... que es diferente...
De entrada mi Cirujano me explicó que no debía obsesionarme con la bajada de peso, que nada de eso de andar pesándose cada día... que lo hiciera cada quince días o como muy cerca, una vez por semana... intentaremos hacerlo, a ver si es posible y no "me puede" la impaciencia... hoy fijaremos nueva meta (una bien buena) y a partir de ahora controlaremos como va de sábado en sábado... ¿os parece?...
Pues venga, propongámonos como primera meta 20 kilitos, bueno, en realidad 18,8 kiletes para redondear la cifra y que se quede en los 75 kilangos... esto irá para largo... pero me queda mucho tiempo antes de irme a "alimentar lirios" o como mejor se dice "a criar malvas" al camposanto... así que llegaremos... el "cotarro" entonces quedaría en la siguiente tesitura... mira pa`llá, que se me ponen los pelos de punta no más verlo...

Reglette perso regime

Bueno... cambiando de tercio (como se dice en lenguaje taurino) comencemos con la Crónica de una gastrectomía tubular anunciada, capítulo I... lunes 23 de junio, llegada a Valencia...

Pues eso, que llegué por la tarde del día anterior al ingreso en el Hospital, y como no iba a quedarme en la habitación del Hotel haciendo "meditación trascendental" hasta mi ingreso mañana a mediodía, me dió por salir de Gira Gastronómica y visitar las tiendas que más me gustan de este género... ¿masoquismo Jessica?... nada de eso, más bien constatación de que la decisión estaba bien tomada y de lo seguro y satisfecho que estaba con ella... echad un vistazo y dadme o no la razón... pero... en confianza... ¿no está goloso el escaparate?...



Pero como con esto no fue suficiente, a la mañana siguiente me fui a visitar el Mercado Central, considerado como uno de los más clásicos de Europa... venid conmigo...


Luego de esto, vuelta al Hotel a terminar con mi "preparación" para el ingreso al Hospital horas despúes... el desagradable enema de rigor... pero bueno, a estas alturas no ibamos a amilanarnos con estas minimeces...

La Plaza del Ayuntamiento... mi Hotel, cien metros a mi espalda...