Mi Evolución... desde el principio hasta el día de hoy:

sábado, 17 de diciembre de 2011

La dieta Flash continúa la moda de los regímenes proteinados

Alejandra Abad 13/10/2011 (06:00h)

¿Una dieta el doble de eficiente que la celebérrima Dieta Dukan? Existe, o al menos eso dice su creador, el doctor Manuel Jiménez Ucero, que ha elaborado un nuevo
protocolo para perder peso que ha bautizado como la Dieta Flash y que, según dice, garantiza un rendimiento que dobla al de la Dukan, “esa hija ilegítima de de la dieta Atkins”.
Esta nueva modalidad de régimen se incluye en las llamadas dietas proteinadas, tan en boga últimamente, aunque su creador explica a El Confidencial que, en realidad, no deberían llamarse así porque “no se aportan más proteínas de las que marca la Organización Mundial de la Salud (OMS), sino que la esencia de la dieta es más bien la reducción de glúcidos”.
“El ser humano está engordando en todo el mundo por los enormes excesos de glúcidos que consume gracias a todos los McDonald’s que visitamos y los Bollycaos que consumimos a diario”, lamenta Jiménez Ucero, que es licenciado en Medicina.
En contraposición con ese destino obeso que parece que espera a la mitad de la población mundial en un futuro no muy lejano, desde hace años millones de personas se suben al carro de las dietas, de uno u otro nombre, de una u otra modalidad, con el objetivo de mantenerse sanos y delgados.


Tras el éxito de la dieta que diseñó el nutricionista francés Pierre Dukan el modelo de régimen proteico arrasa en Europa y Estados Unidos. No es nada nuevo, ya que hace 35 años el doctor Blackburn, de la universidad de Harvard, ya había determinado la cantidad exacta de proteínas que una persona debe ingerir para proteger su masa muscular.
Siguiendo con esa premisa Ucero ha resumido las principales claves de una dieta proteica en un libro titulado La Dieta Flash. La última dieta con el que promete a quienes sufran de sobrepeso adelgazar de forma rápida y eficiente.
El método se basa principalmente en la reducción drástica de carbohidratos, que es lo que realmente provoca el sobrepeso de forma que el cuerpo reciba todo lo que necesite y no eche nada en falta gracias a los preparados proteinados enriquecidos con vitaminas, minerales y aminoácidos esenciales que se toman en las primeras fases de la dieta y funcionan como sustitutivos.
Según Ucero, quien siga esta dieta no pasará hambre una vez superados los dos o tres primeros días, “los más duros, en los que hay que cambiar el ritmo nutricional del cuerpo”, y además gozará de una placentera sensación de bienestar a la vez que estará protegiendo su masa muscular (ya que sólo se utilizan grasas corporales como fuente de energía).
Una escalera hacia el peso ideal
Hacer la dieta, según ejemplifica Ucero, es “como ir avanzando por una escalera”. Se inicia con una fase estricta (de quince días de duración) centrada en la ingesta de proteína vegetal natural (procedente de vegetales, suero lácteo y albúmina de huevo), ofreciendo al cuerpo aquellas proteínas que necesita y reduciendo los azúcares y los hidratos de carbono (glúcidos) y las grasas. Esta es la etapa de adelgazamiento, que dura alrededor de dos semanas, y durante la cual debería eliminarse el 80% del sobrepeso.
El siguiente escalón es el de la reeducación alimentaria y en él se sigue perdiendo el peso restante mientras se reintroducen poco a poco todo tipo de alimentos y se van asimilando los nuevos hábitos dietéticos que ayudarán a mantener el peso conseguido.
Este es precisamente uno de los puntos cruciales del éxito de la dieta, aprender a mantener los hábitos obtenidos gracias a la ayuda de un experto, que debe estar muy presente en todo el proceso. “Si a diario respetamos multitud de rutinas, ¿por qué no hacemos lo mismo cuando se trata de comer?”, se pregunta el doctor. “Lo que solemos hacer, en especial las mujeres, es utilizar la comida como válvula de escape y eso nos lleva hacia la obesidad”, continúa.
Por eso, lo más importante es encontrar el equilibrio una vez que se haya perdido peso, no tanto el reducir los kilos de más. El mantenimiento, la última de las fases de la Dieta Flash, es a su vez la más larga, ya que durará para toda la vida. “Pero no hay que alarmarse, es posible mantenerse sin renunciar a la vida social ni a transgredir de vez en cuando”, tranquiliza Ucero.

Tomado de:
http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2011/10/13/la-dieta-flash-continua-la-moda-de-los-regimenes-proteinados-85731/