Mi Evolución... desde el principio hasta el día de hoy:

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Alimentos ricos en vitamina D

Hola... aparezco hoy también... te repites como el ajo aceite (alioli) me diría aquel valenciano que prefiero no nombrar... pero que remedio si puedo y debo (porque cuando prometemos algo hacemos todo lo posible por cumplir)... esa es nuestra "marca"... que le vamos a hacer...
Parece que el "cuorum" hoy ha superado las espectativas... va a ser otro de esos días de más de cien (100) visitas... llegamos a las 122... a mi decirlo me gusta, pero verlo, más que gustarme, me encanta, porque me da una idea de que "por algo será"... igual es que hasta mi Blog interesa de verdad (es broma)... cada loco con su tema, y yo con el mio, como un loco más...
Y haciendo un "ligero Kit-Kat"... es decir, un pequeño paréntesis... mando un mensaje subliminal a Hairspray para contarle, pésele a quién le pese, que hoy me he comido una docena de ostras (de esas de trece) en el mecado de A Pedra con unas xoviñas que estaban de maravilla... y una jarrita de riveiro... na más...
Pero bueno... siguiendo la rima (y el orden alfabético) toca la vitamiuna D como "prota" de hoy... y aquí la tienen, figurando.

Hoy hablaremos de la vitamina D y de sus principales aportes a nuestro organismo. En primer lugar debemos destacar su importancia al momento de mantener los niveles sanguíneos normales de calcio y fósforo. La vitamina D mejora nuestra absorción de calcio, ayudando a formar y mantener nuestros huesos fuertes. Sin ella, se vuelven delgados y quebradizos.
Seguramente te preguntarás cuáles son las principales fuentes de vitamina D. En primer lugar la exposición al sol permite que nuestro cuerpo pueda obtenerla. Por otra parte también podemos adquirirla a través de nuestra dieta. Los alimentos ricos en vitamina D incluyen:
- pescados como bagre, salmón, caballa, sardinas enlatadas, atún
- huevo entero
- hígado de res
- aceites de hígado o de pescado como el aceite de hígado de bacalao
- productos lácteos como el queso, la mantequilla, la crema de leche y la leche enriquecida.
- cereales enriquecidos
Una persona con deficiencia de vitamina D puede desarrollar enfermedades como el raquitismo y la osteomalacia. Una deficiencia de vitamina D puede ocurrir cuando la ingesta dietética de vitamina D es insuficiente, cuando hay una exposición limitada al sol o cuando el riñón no puede convertir la vitamina D en su forma activa.
Demasiada vitamina D, por otra parte, puede causar náuseas, vómitos, falta de apetito, estreñimiento, debilidad, dolor de huesos y pérdida de peso. También puede causar cálculos renales o calcificación de tejidos blandos. También puede aumentar los niveles sanguíneos de calcio (esto causa alteraciones del ritmo cardíaco).
(Tomado de http://www.vivirsalud.com/2010/06/28/alimentos-ricos-en-vitamina-d/)

Principales motivos para consumir vitamina D:
La vitamina D es llamada la vitamina del sol, ya que exponerse a él es una de las formas más comunes de obtenerla. También podremos encontrarla en ciertos alimentos como el salmón, el atún, las sardinas, la leche y el aceite de bacalao. El consumo de suplementos también es una forma de integrarla a nuestro organismo. En este caso te presentamos los principales motivos para consumir vitamina D.
En primer lugar, un nivel adecuado de vitamina conlleva menos probabilidades de sufrir problemas cardíacos. Cada vez se presenta más evidencia que demuestra que niveles bajos de vitamina D pueden conducir a insuficiencias cardíacas y a accidentes cerebrovasculares.
Menor riesgo de diabetes: La deficiencia de vitamina D altera la función inmune y los niveles hormonales. Esto puede aumentar las probabilidades de desarrollar esta enfermedad.
Menor riesgo de sufrir muerte prematura: Según un estudio publicado en Archives of Internal Medicine las personas que tomaban vitamina D tenían un 7% menos de probabilidades de morir prematuramente.
Menor riesgo de contraer enfermedades infecciosas y autoinmunes: La esclerosis múltiple, la artritis reumatoide, el asma, la diabetes tipo-1 e incluso la influenza parecen ser más frecuentes en aquellas personas que sufren de una deficiencia de vitamina D.
Reducir el dolor crónico. Parece existir una relación entre la vitamina D y la disminución del dolor crónico. Para saber más al respecto puedes entrar aquí.
Prevenir infecciones de la piel. El uso de suplementos de vitamina D puede ayudar a prevenir este tipo de infecciones. Además, también puede ayudar a nuestro cuerpo a producir colágeno, lo que ayudará a que nuestra piel se mantenga suave y saludable.
(Tomado de http://www.vivirsalud.com/2010/04/01/las-principales-razones-para-consumir-vitamina-d/)