Mi Evolución... desde el principio hasta el día de hoy:

sábado, 2 de abril de 2011

¿Engordan mucho las bebidas alcoholicas?

Las bebidas alcohólicas

Para muchas personas que comienzan a hacer dieta, prescindir del alcohol es, junto con los dulces, el aspecto de la misma que más les cuesta respetar. El consumo de numerosas bebidas alcohólicas está demasiado arraigado en la cultura occidental como para pretender ignorarlo.

¿Cuántas calorías tiene el alcohol de una bebida? Para saberlo habría que calcular los gramos de alcohol puro que hay y multiplicarlo por 7, que es el número de calorías (aunque realmente son Kcal, por claridad usaremos el término "caloría") que tiene un gramo de alcohol. A partir del volumen de la bebida (en mililitros o cm3) y de su grado alcohólico, podemos aplicar la siguiente regla:

Por ejemplo, aplicando esta regla a una copa (90 mililitros) de un ron de 38º, obtendríamos que tiene 239 calorías.

Por su parte, un vasito (150ml) de vino tinto de 12º, tendría:

A las calorías propias del alcohol habría que sumarle las correspondientes a otros ingredientes de la bebida (la tónica en un gin tonic, o la coca-cola en un cuba libre). Vemos que no son en absoluto despreciables las calorías de las bebidas: tres combinados ingeridos a lo largo de una fiesta pueden suponer unas 1.000 calorías. Además, las calorías del alcohol son "vacías" porque no aportan otros nutrientes, como sí ocurre con las grasas, proteínas o carbohidratos.
El exceso de alcohol, además de engordar, tiene otro importante efecto negativo: reduce mucho nuestro autocontrol. Cuando hemos tomado unas copas, nos relajamos respecto a nuestra alimentación y muy frecuentemente comemos más que si no hubiésemos bebido.
¿Estamos recomendando prescindir definitivamente del alcohol? No, porque no sería realista. A no ser que estés dispuesto a hacerte abstemio (se entiende que para siempre), es mucho más eficaz marcarse un objetivo de reducir el consumo de alcohol, que el de abstenerse de beber. A esa reducción en el consumo puedes darle diversas formas: emplear sólo bebidas fermentadas (vino, cerveza, cava, sidra...) y prescindir de las destiladas (ron, ginebra, whisky), no beber entre semana, no hacerlo hasta que comience la comida, ceñirse a una sola copa por noche, etc. Cada uno conoce bien sus costumbres y sabe qué objetivos puede marcarse para quitar protagonismo al alcohol en nuestra dieta.

Y a propósito de bebidas alcohólicas... unas fotos de mi visita a las Bodegas Arzuaga, en Quintanilla de Onésimo, Valladolid, en el corazón de la Ribera del Duero, hace un par de semanas...








8 comentarios:

  1. La verdad es que nunca he sido de beber, a lo sumo un pequeña copa de vino tinto. Pero sí es verdad que cuando la gente sale (casi siempre de "fiesta"), no es consciente de que lo que está bebiendo no es sólo malo para su hígado (por que la mayoría de la gente bebe, y mucho), sino que creen que todas esas bebidas se componen únicamente de agua y alcohol.
    Incluso me llegaron a decir en una ocasión, que las bebidas con más porcentaje de alcohol no engordan, que era un mito. :S (que el alcohol se "evaporaba")....
    En fin, dudo mucho que al que le guste beber le preocupen las calorías de un cubata o una copa de vino. :S
    Por cierto: las imágenes preciosas. (menudos barriles!)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ani:
    De vuelta a las andadas???
    Que tal los exámenes? Espero que bien.
    Ya ves que beber no trae nada bueno, sobretodo cuando se justifica su consumo con argumentos como el que "el alcohol se evapora"... Nada de eso... lac "dalorías vacías" quedan muy bien "asentaditas" en nuestro interior...
    Para los bariátricos es aun peor... no se por qué, pero a la segunda copa ya estamos como si nos hubiésemos bebido 14... más razón para tener más cuidado y "controlar el codo"...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, ya estamos de vuelta. Decir que los exámenes ha ido bien, no ha quedado ninguna asignatura suspensa. ;)

    Con el alcohol, lo malo es que la gente no es consciente de lo que ingiere y ni lo quiere saber, que es peor.
    Con referencia a los que estáis operados sí es verdad que a vosotros os afecta más. (tengo varias amigas operadas), pero sigo sin saber por qué. :P

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo tampoco se las causas de por qué nos afecta más el alcohol... y mira que lo he investigado... puede ser, pienso yo, porque haya una absorción más rápida de las moléculas de alcohol en el pequeño estómago, pero no estoy seguro... así que no lo des por cierto.
    Enhorabuena por haber superado todos tus exámenes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. mmmm estuve siguiendo dieta con acupuntura y la doc. que me aplicaba las agujas y me daba las dietas, me dijo que podía consumir alcohol pero que fuera whiskey, tequila o vodka combinado con agua mineral y solo 2 copas maximas...ahhhh a quien hacerle caso????

    Saluditosss

    ResponderEliminar
  6. Hola,
    Muy interesante el post. Yo he introducido algún vino tinto en mi alimentación y alguna cerveza sobre todo los fines de semana, pero nunca he sido de mucho beber: una suerte.
    Sobre el tema de los efectos del alcohol ¿desde cuándo notáis que os afecta más desde el principio o cuando ya habéis perdido mucho peso?
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Hola Liz:
    Enhorabuena porque te sigo y veo que te está yendo fenomenal con tu Ducan...
    Esto de las teorías son así de complejas... cada maestro tiene su librillo... que le vamos a hacer, de todas maneras coinciden en una cosa, que la moderación es la base del éxito, sean bebidas destiladas o fermentadas, hay que beberlas con mucha moderación... eso creo que es lo que importa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Pep:
    Pues la verdad es que al principio nuestra dieta es muy controlada y no ingerimos alcohol, al cabo de unos meses, que ya vamos "normalizando" la alimentación y vamos ampliando los alimentos que podemos tomer, es cuando volvemos a probar el alcohol. A estas alturas ya hemos perdido mucho peso... asi que bien puede venir por ahi la razón de que sintamos más efecto... que este esté en dependencia de nuestro peso actual. ¿Tienes tu esta teoría? Cuéntanos si tienes algún elemento que explique este comportamiento.
    Un saludo.

    ResponderEliminar