Mi Evolución... desde el principio hasta el día de hoy:

sábado, 29 de agosto de 2009

Algo está boicoteando tu dieta...

Cumpliendo lo prometido a Gordita Simpática la semana pasada (GS, como yo le digo de cariño) aquí va un artículo que de cierta manera está relacionado con algunos factores de nuestro entorno que sabotean nuestra dieta... espero que les guste y les resulte de utilidad, o al menos, que les entretenga... ahí va.
Publicado el 21.10.2008
Algo está boicoteando su dieta...
¿Su esfuerzo para adelgazar está perdiendo efectividad?
Hay factores silenciosos que pueden conspirar contra su programa para bajar de peso. No se deje vencer. ¿La estrategia? Identificarlos y hacer los ajustes necesarios para salir airoso de esas pequeñas batallas.
Usted pone todo su empeño en hacer las cosas bien: sigue el plan de comidas, sale a caminar, participa en un grupo. Sin embargo, últimamente cada vez que se sube a la balanza se lleva una desilusión...
"¡Claro - se dice - fue el asadito del domingo... porque mis amigos no entienden mi situación y llenan la parrilla de tentaciones!" , o se repite el error... "¡En casa siempre hay de todo para comer!".
Sus respuestas podrían tener algo de verdad, pero lo cierto es que usted desea y necesita bajar esos kilos que se ha propuesto, y por eso le conviene asumir con determinación la responsabilidad de su plan...
Si hay factores externos que están influyendo negativamente, lo mejor es reconocerlos y buscar modos efectivos de actuar sobre ellos para seguir adelante.
* El matrimonio
¡Su pareja no es el/la culpable! ¿O le está dando de comer a usted en la boca?
Sin embargo, es cierto que muchos hombres y mujeres engordan al casarse (entre 3 y 4 kilos en los dos primeros años de matrimonio, según un estudio). En parte, esto se explica porque parece haber quedado atrás la etapa de impresionar al otro con la apariencia y surgen nuevos hábitos como sentarse en el sofá a mirar televisión mientras picamos algo. ¿La solución? Aguzar el ingenio y recuperar la necesidad de agradarle a otro. Busque algo que lo/la estimule: que las chicas del gimnasio elogien sus abdominales, o volver a ponerse los vestidos que le quedaban tan bien... Además, cuando se descubra picando algo pregúntese por qué está comiendo: ¿aburrimiento?, ¿costumbre?. La respuesta le dará pistas.
Y haga ejercicio: sentirse ágil ayuda a recuperar la motivación.
* El embarazo
Los futuros padres suelen acompañar a su esposa en el aumento de peso durante el embarazo..., y lo que es peor, el ciclo se repite con cada hijo. ¿La solución? Lea los libros sobre embarazo que tiene su mujer. Por lo general, contienen buenos consejos sobre nutrición. Recuerde que si ella se puede permitir algunos antojos, ¡usted no!. Prepárese para la paternidad como para una competencia deportiva: no será tan distinto. Refuerce su rutina de ejercicio físico, ya que una vez que nazca el bebé será mucho más difícil.
* Los hijos
La presencia de chicos en la casa aumenta considerablemente la posibilidad de que haya tentadora comida chatarra, y que parte de ella vaya a parar a su boca. ¿La solución? ¡Madure! No es lo mismo una golosina para sus hijos, que la quemarán en una hora, que para usted, que la acumulará como grasa. Lea la información nutricional de la etiqueta antes de abrir el paquete. Por otra parte, ¡practique la responsabilidad de dar el ejemplo comiendo sano y haciendo ejercicio!. Sus hijos se lo agradecerán con el tiempo.
* Dormir mal
No poder conciliar un sueño profundo inhibe la producción de hormonas de crecimiento, que pueden conducir a síntomas prematuros de la mediana edad: obesidad abdominal, menor masa muscular, menor fuerza y capacidad de ejercicio. ¿La solución? Haga ejercicio por la mañana en lugar de por la tarde, suspenda el café de la tarde y noche. Saque la TV del cuarto, mantenga el volumen bajo y apáguela media hora antes de ir a la cama. Lea, haga un ejercicio de relajación, estire los músculos, tome un té de tila.
* El estrés
Hace saltar los niveles de la hormona cortisol, que le indica a su cuerpo que almacene la grasa. Algunas personas tratan de aliviar el estrés comiendo alimentos grasos, lo que complica la situación. Además, comer aumenta la insulina, lo cual, en combinación con el cortisol, conduce a mayores depósitos de grasa. ¿La solución? Coma refrigerios con bajo índice glucémico, que liberan el azúcar más lentamente, por ejemplo, almendras o avellanas. Relájese. Quince minutos de actividad intensa, como saltar a la soga, pueden aliviar la tensión después del trabajo.
* Los amigos
Son una de las mayores amenazas de la dieta: nunca falta el asadito, la fiesta o el choripán en la cancha. Incluso a veces parece que les divirtiera sabotear nuestra dieta. ¿La solución? Coma una barrita de cereal antes de encontrarse con ellos para sentirse más saciado, y tome un vaso de agua por cada vaso de cerveza. Además, es útil que les pida ayuda. Explíqueles la situación y encontrará más comprensión de la que espera. Lo ideal sería conseguir que uno de sus amigos haga dieta y ejercicio con usted: juntos es más fácil vencer las tentaciones.


Para mi esta semana ha sido de esas que yo llamo "semanas planas"... vamos... "que ni fú ni fá"... ayer, que me pesé de extraperlo, pesaba 100 gramitos menos, pero hoy, que es la que vale... peso lo mismo que el sábado pasado... una tengo a mi favor, y es que aumentar, lo que se dice aumentar, no he aumentado... (me recuerdo al endocrino que tuve hace algunos años, que me tuvo sufriendo a golpe de xenical la friolera de veinticuatro meses, que se dice fácil, y con el que no bajé ni una triste onza... si me mantenía ¡bien! porque no había subido... y si subía ¡bien! porque podía haber subido más... lo que nunca supe fue su reacción cuando algún paciente bajaba algún gramo... pues como les dije antes, este no fue mi caso... eso si, "fortaleza esfinteriana" toda la que quieras... de tanto aguantar las diarreas del xenical hasta llegar al WC más cercano...

16 comentarios:

  1. Pero todas esas cosas se pueden evitar poco a poco, concienciandote tú el primero en que no puede ser que te coman el terreno los demás y sobre todo intentando hacer ver a los demás que quieres conseguirlo y que tienes fuerza de voluntad..

    Yo lo he hecho jaja, y hasta mi madre se sorprende algunas veces.

    ResponderEliminar
  2. Volvemos al tema fuerza de voluntad y lucha contra los factores externos que nos hacen caer.

    Pienso que antes de empezar ninguna dieta hay que tener un nivel de concienciación a ser posible alto.
    Asimilar que no todos los días puedes cometer excesos, sobre todo ,cuando estas dejando el peso más fuerte que suele ser al principio,no mentirse o no mentir,el tema de la mentira es muy extenso,pero lo puedo reducir en :
    Si quieres conseguir tu meta ,mentirte diciendo que lo estas haciendo muy bien ,cuando en realidad fallas más, que una escopeta de caña,no te lleva a ningún sitio, solo ha sentirte culpable y la culpabilidad ya sabemos donde lleva,a saltarte una y otra vez la dieta y a volver a mentirte,osea es la pescadilla que se muerde la cola,conclusión:

    Que mas da, lo que suceda a tu alrededor,si tu tienes las cosas claras y sabes que lo que estas haciendo, es un bien para ti,enfocarse en lo que uno desea conseguir, es la mejor ayuda.

    Se puede vencer a la comida,la comida es solo comida,nosotros somos seres racionales y la comida no siente, no piensa y no tiene patitas para llegar sola a nuestra boca.

    Muy buen post Miguel.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Nenúfar:
    Claro que se pueden evitar ( aunque a veces cuesta trabajo)... el objetivo del artículo es que nos demos cuenta de cuales pueden ser los factores externos que nos están afectando, para entonces darles solución.
    Enhorabuena si ya has trabajado sobre esto y si has logrado superar algunos de estos factores.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Amara:
    Gracias.
    Es fundamental lo que dices respecto al nivel de concienciación que debemos tener previo a la dieta. Sin esto, nada haremos bien hecho... o mejor dicho, lo que hagamos bien podemos estropearlo a la más mínima de cambio, precisamente porque no estamos verdaderamente convencidos de lo que estamos haciendo.
    Esto es un "proceso" en el que infuyen hasta cierto punto algunos factores externos, pero que más que nada depende de nosotros mismos... y una de las razones del fracaso es, precisamente, no creer en lo que estamos haciendo.
    Ánimos y adelante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Efectivamente, si no hay concienciación y buena motivación estamos perdidos. No hay que olvidar nunca el porqué estamos aquí y el porqué queremos bajar de peso, esa meta es la que nos debe motivar. Esas pequeñas costumbres y rutinas hechas a diario al final se convertirán en una conducta que nos llevará al éxito.

    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Javi:
    Así mismo como lo dices: "convertir las pequeñas costumbres y rutinas en conducta"... de eso se trata.
    Ánimos y adelante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Miguel Arturo, gracias por el artìculo prometido! =)
    Aunque los primeros factores (matrimonio, embarazo e hijos) aùn no me afectan, en mi caso son màs los amigos y las salidas sociales.
    Yo me considero una persona con bastante fuerza de voluntad. Generalmente lo que me cuesta es empezar las dietas, pues como que no siempre me concientizo lo suficiente y al poco tiempo las rompo, pero al iniciar una "en serio" creo resistir bien a los factores externos. Sin embargo me pongo más vulnerable a ellos cuando ando con mucha ansiedad o me siento desanimada o veo pocos resultados en la báscula (lo que me lleva de vuelta al desánimo).
    Pero por lo general lo que trato de hacer ahora es que cuando me siento desanimada mejor escribo, y escribo sobre lo que me desanima (por eso puede parecer al leerme que todo el tiempo quiero romper la dieta, pero no es así, escribiendo un rato sobre eso luego se me pasa un poco la ansiedad) y sobre las cosas que siento que nos afectan a muchos y como creo que hay que ir atacándolas. Como puse en mi último post, cuando sé que voy a estar en una situación social en la que estarán los elementos que más me tientan, bueno, debo concientizarme más, porque sé que si no lo hago me vuelvo más susceptible.
    Ah, y leí el artículo que me recomendaste sobre comer con conciencia para evitar esas tentaciones, muy bueno, muchas gracias! Siempre iluminándonos al compartir esta información, jejeje, gracias!

    Abrazos! =)

    ResponderEliminar
  8. Hola GS:
    Nada que agradecer... para mi es un placer que te resulten interesantes y de utilidad mis Posts.
    Como bien dices, hay que ponerle voluntad a este asunto y andar bien convencidos de lo que queremos para llegar a nuestros objetivos.
    Ánimos y adelante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Pues me queda claro Miguel Arturo, todos son culpables:

    Mi amore ya que en el matrimonio subi,
    por su embarazos
    subi.

    Mis hijos por tanta chachara y golosinas
    subi.

    El no permitirme dormir como un angelito a pierna suelta(todos ellos especialmente el día de descanso)
    subi.

    Los compañeros del trabajo por mantenerme en un strés constante
    subi.

    Los amigos por sonsacadores y siempre ponerme la tentación invitandome lo que más me gusta.
    Subi.

    No cabe duda que soy victima de esta confabulación planeada y ejecutada por la gente que más quiero, si una victima de una Alta traición.

    jajajajajjajajajaja nombre si para aventar changos y culpas me pinto solo no crees Miguel Arturo????

    La verdad es que siempre disfruto los post de tu blog y este no es la exepción.

    Ahi me pasas la información del endocrino digo pa no ir pues jajajaja.

    Gracias por la información, por ser un ejemplo a seguir de:
    Constancia, motivación y responsabilidad para con uno mismo.

    factores que definitivamente son esenciales para tener una vida sana y tener una mejor calidad de vida.

    Un abrazo desde estos terruños

    ResponderEliminar
  10. Hola Artt:
    Las justificaciones muchas veces no las buscamos... "vienen solas"... y como dice el refrán: "las culpas nunca caen al suelo"... (siempre alguien carga con ellas...)
    Pero a lo que vamos... quedo más tranquilo viendo que eres el caso típico que ilustra el artículo de mi post y que has experimentado (como alguno más de entre nosotros, aunque no lo digamos...) el biocot de los "factores externos que nos rodean"...
    Sigo encantado porque mi Blog te haga disfrutar y por recibir cada vez tus comentarios.
    Lo del endocrino puedes intentar evitarlo... doy fé.
    Ánimos y adelante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. HOLA MIGUEL QUE RAZON TIENES CON TU ARTICULO ES ALGO QUE DESCUBRI
    ES QUE CUANDO ME CASE AUMENTE DE PESO PERO NO PORQUE ME ABANDONARA;
    EL MOTIVO ES QUE MI MARIDO TIENE MUY BUENA BOCA, Y COMO DICEN DOS QUE DUERMEN EN EL MISMO COLCHON SE HACEN DE LA MISMA CONDICION.

    HE TENIDO DOS EMBARAZOS PERO CREO QUE NO ME HAN AFECTADO.

    LA FUERZA DE VOLUNTAD ES IMPORTANTE
    PERO AVESES PARECE QUE SE VA DE PASEO Y TE DEJA SOLO A MERCED DE TODO.

    YO LLEVO UN FIN DE SEMANA SIN ELLA
    ASI QUE YA VEREMOS QUE ME DICE LA PESA EL MARTES.

    UN SALUDO

    ResponderEliminar
  12. Hola Chocolate:
    No te preocupes, que lo más que puede darte la pesa el martes es un simbólico tironcillo de orejas para que aplomes y centres la voluntad hacia tus objetivos. De superaciones de pequeños baches ya sabemos bastante... pos ya está...
    Ánimos y adelante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Completamente de acuerdo...hay muchas pautas, que simplemente acostumbrandonos, bajariamos kilos sin darnos cuenta (o por lo menos no nos los llevariamos a cuestas..)

    Antes de nada, simplemente tenemos que querer hacerlo, sino no habrá nada que hacer...

    David

    ResponderEliminar
  14. Hola David:
    Gracias por el comentario.
    Visto que estamos de acuerdo, toca entonces ponerse para ello hasta lograr esos hábitos tan perseguidos. Ya yo lo estoy intentando...
    Ánimos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. AAhhh Miguel Arturo,, en cuanto al punto de los hijos,,,acá decimos mucho, que engordamos por lástima, si, por lástima de tirar lo que los hijos dejan en el plato, ya no quieren y pues en lugar de tirarlo lo comemos, eso hacemos las mamás jajajaja pero eso ya dejó de ser para mi, mis hijos ahora se comen hasta lo que está en mi plato jajaja son adolecentes y se comen tooodo lo que esté a su alcance, con las amigas,,ni se diga, como les dices que no debes comer tal o cual cosa, no nos medimos en fin,,,los puntos detonantes de la obesidad estan en tooodos lados, hay que estar concientes de las cosas para que caigamos en el juego que luego se vuelve un circulo vicioso y para salir de él es muuuy dificil.

    Un abrazo y gracias por tu aporte, eres un campeón, te ves muuuy bien y supongo que te has de sentir mucho mejor.

    ResponderEliminar
  16. Hola Li:
    Es cierto lo que dices que hay que controlar mucho para no caer en círculos viciosos.
    Por suerte para ti has entrado en la etapa en que ya no tienes la tentación de comer lo que los "niños" dejen...
    El cambio para mi ha sido totalmente positivo, he ganado en salud, calidad de vida, autoestima... realmente me siento muy bien. Gracias.
    Un saludo.

    ResponderEliminar