Mi Evolución... desde el principio hasta el día de hoy:

sábado, 5 de julio de 2008

Crónica de una gastrectomía tubular anunciada V...

La noche de anoche, valga la redundancia, fue mejor que la de antenoche... las molestias van desapareciendo paulatina, pero notablemente, ya se puede gozar de mejor "movilidad" en la cama, cambiar de postura se hace más sencillo, menos incómodo, y esto se agradece un montón. El simple hecho de poder "mear" a tu conveniencia es algo que no se valora realmente en toda su magnitud hasta que te encuentras con una sonda puesta durante más de 48 horas...
La única incidencia ocurrió al amanecer... ¡la vía comenzaba a molestarme!... mal asunto, pensé... tendrán que poner otra... pero con tan buena fortuna que justamente la botella de suero que estaba terminando era la última que me había indicado mi Cirujano... ¿tendré suerte?... cuando me quejé de mis molestias a la enfermera se me rie y me dice: "es usted como un reloj"... y a falta de dos dedos de terminar el suero me regala... ¡una extracción de la vía gratis!... Dios, que alivio, más tubos de menos...
Un poco más tarde "irrumpe" mi Cirujano en la habitación, y sin previo aviso revisa minuciosamente la bolsita del drenaje de la tripa, evidentemente, buscando algún rastro de "azul"... todo bien, me dice... y sentencia: sonda nasogástrica fuera y comenzar a tomar la dieta líquida... Aquello ya me sonó a música celestial... ¡la liberación!... no obstante, lo miré con cara de como quien va a tirar "un farol" al poker y le dije... ¿y el drenaje?... pero que va... no hubo suerte... del drenaje y de la dichosa inyeccioncita de heparina al lado del ombligo no me salvaba ni Perry Mason y tuve que soportarlos (ambos dos inclusive) hasta el mismísimo día del alta...
Al cabo de un rato, ¡mi primer desayuno postoperatorio!... una "suculenta taza de manzanilla"... pero que difruté como el más avezado de los "groumets"... a sorbitos pequeños... lentamente... como todo un "catador" profesional, pues casi había olvidado lo agradable de la sensación de tragar algo calentito, dulzón y suave... encima, para más inri, me sentó "como un guante"... estupendamente bien.
¡Ahora si!... con todo el "lastre" soltado podía "reinar" por los pasillos del Hospital a mis anchas...
Pero basta de historias por hoy... "regresemos al presente", que hoy es sábado, y como les había propuesto, hoy corresponde comentar como va el asunto de la zanahoria... y así va, tal como lo veís:

Reglette perso regime


No está mal... casi 2 kilotes en cinco días y otro centimetrito menos de circunferencia abdominal... ¿Bien... no?
Por lo demás... sin comentarios

2 comentarios: