Mi Evolución... desde el principio hasta el día de hoy:

viernes, 4 de julio de 2008

Crónica de una gastrectomía tubular anunciada IV...

La segunda noche fue mejor que la primera... un par de "despertadas" para cambiar de posición, otra para el cambio de la botella de suero... y poco más...
Hoy ha sido un día plagado de buenas noticias...
La primera buena noticia del día, durante la visita mañanera de mi Cirujano, es que iba a ir fuera la sonda urinaria... mmmmmmm... que alivio cuando te sientes "libre" al menos de una de las "ataduras"... sobretodo de esta... por razones "virílicas" obvias...
La segunda buena noticia es que me redujeron al mínimo la dósis de calmantes, de 5 a 3, advirtiéndome que avisara al menor síntoma de dolor. Afortunadamente, no hizo falta avisar... no sentí más molestias que las que considero normales... y de dolor, nada.
La tercera buena noticia viene ligada con la primera... liberado de la sonda urinaria me incorporo en la cama y mi Cirujano se percata de mis "antiestéticas" medias "antitrombos"... ¿y qué haces con las medias puestas todavia?... me dice, si ya estás levantándote a caminar, ya no las necesitas... son sólo para cuando estás en cama sin levantarte para evitar la posible formación de algún trombo... duraron las medias en mis piernas aproximadamente la mitad del tiempo que duraría un merengue en la puerta de un parvulario... como podrás imaginar... (lo siento Myri, ahora que se que las hacen en la Compañía donde trabajas)... de todos modos, cumplieron buenamente su función...
La cuarta buena noticia llegó con la enfermera, que irrumpe en la habitación con una gran jeringa hasta el tope de azul de metileno... ¡la segunda prueba de estanqueidad! (la primera la hacen en quirófano). No me preocupo temiendo la ingestión de aquel líquido azul marino y su evidente sabor desagradable porque supongo que la insuflen por la sonda nasogástrica, y efectivamente, así sucede, sin más pena que gloria... y además, la prueba requiere de la desconexión de la bolsa de la sonda nasogástrica... ¡una menos!... aunque la sonda aun quedó en su sitio... ahora, a encomendarnos a todo el santoral bendito para que no vaya a salir nada de "azul" por el drenaje de mi tripa... y a partir de ahora, además... ¡¡¡a mear de color verde se ha dicho!!!
Pasan las horas y el "liquidito" que expele el drenaje sigue claro y despejado como sol de primavera, mientras que la orina cada vez se torna más verde oliva... buena señal... todo estaba funcionando como debía de ser... como Dios manda, que diría mi abuela...

Pero no creas que las buenas noticias terminaron por hoy... En su visita de por la tarde (porque mi Cirujano también viene por las tardes a "darme una vueltecita") me estuvo comentando pormenores de la operación, y me decía que ya el hígado, que en una ecografía previa al régimen preoperatorio me había dado un poquito graso, ya estaba completamente limpio. Con esto ya serían dos "tantos" anotados a mi favor: uno, mi hígado limpito de grasa, y dos, mi hipertensión, que se ha normalizado repentinamente desde mi entrada al Hospital sin necesidad de la medicación que tenía indicada desde hace más de 7 años con la cual la controlaba... esto significa que elimino de mi rutina diaria las tres pastillas que tenía que tomar para la hipertensión.
De paso, revisó como iba la prueba de estanqueidad, constatando que las secreciones colectadas en la bolsa del drenaje no parecían tener rastros de azul de metileno... aunque debíamos seguir esparando hasta mañana para estar bien seguros.

4 comentarios:

  1. Jajaja esas medias jaja, lo bueno que cumplieron con su funcion yujuuu.

    oye a mi la sonda urinaria me la quitaron a las 6 horas de la cirugia me operaron a las 8 am!!!, el doctor me obligo a caminar a las 4pm, me sentia fatal!!, me dolia todo!

    El segundo lo tolere mas y el tercero uff ni se diga, al 6 dia que me retiraron la sonda para drenar fluidos ya podia caminar del todo menos manejar, ese dia me senti debil, por que no fue una bonita experiencia al contrario dolorosa y ademas ese dia jamas lo podre olvidar tu mi primer sintoma de dumping, mi cuñada amablemente me hizo un licuado de mango con unas hojas de hierbabuena, le di unos traguitos y ayyy Dios, me senti fatal, un doloron de estomago que hasta la fecha recuerdo, sude frio, horrible.

    Yo jamas y ni quiero, he padecido hipertension, sin embargo es una herencia paterna y muy familiar, de la que he escapado, tambien de la que he escapado es de la diabetes culpable de la mortalidad de mas 30 familiares el mas reciente mi abuelito murio el 14 de marzo, un dia antes de mi cumple.

    Sin embargo, mi maldicion de la que no escape fue del asma, soy la primera en la familia que tiene algo asi, empece de chica con bronquitis, se hizo bronconeumonia, hasta que llego a asma, tomaba aproximadamente 6 pastillas y un jarabe, ademas de tratamientos costosos, tormentosos, dolorosos, idas al hospital x crisis y uno de ellos fue el que me hizo subir 30 kilos fue alto en cortisona, ayudo, no lo niego pero me engordo horrores, ahora solo tomo una pastilla y cuando llego a sentir los sintomas y listo, no necesito nada mas!

    Que bueno que tu salud va mejor ehhh

    Cuidate y ansio ver mas post ehh

    Myri

    ResponderEliminar
  2. Hola Myri:
    Claro que las medias cumplieron su ¡cometido! pero estarás de acuerdo conmigo en lo siguiente: ¡qué feas eran!...
    Ya ves, "cada maestro tiene su librito"... aunque básicamente la técnica quirúrgica sea la misma las variaciones en los tiempos de una cosa u otra son notables, pero así es. Lo importante es que de una forma o de otra nos posibilite este "cambio de vida" que tanto anhelamos.
    Me alegro que hayas ido escapando de las "tradicionales" enfermedades familiares, y mucho más de que hayas encontrado solución a tu asma con una pastillita preventiva.
    Ahora bien, si que tenemos algo en común, aparte de la manga... tu engordaste un montón con la cortisona, yo otro tanto cuando a raíz de un infarto dejé el tabaco... hace ya cinco años.
    Cuídate tu también, y no temas, que habrán post para unos cuantos "días" más.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. El relato es fascinante. En cuanto a las media, a mi me pusieron unas en la sala de operaciones que eran electricas y daban masajes. Fue lo mejor que me paso durante la operacion (que fue otra cosa) pero cuando me desperte senti algo muy agradable en las piernas, y eran las medias aquellas que daban masajes...me las quitaon al dia siguiente y casi lloro.

    ResponderEliminar
  4. Pues éstas, por no dar masajes, no daban "ni la hora"... sólo apretaban un poco, y eso de tener algo ajustado hasta las ingles me resultaba molesto, y además, había que estarlas subiendo cada dos por tres porque caían... era una autentica jodienda... Por suerte que, al parecer, cumplieron su función... y ahora comenzarán a ir formando parte del anecdotario...

    ResponderEliminar