Mi Evolución... desde el principio hasta el día de hoy:

martes, 7 de septiembre de 2010

La Dieta Circadiana

Hoy inexorablemente nos toca post extra... alcanzamos las 100 visitas después de varios días sin lograrlo... 100 visitillas y "rayando"... (porque nos llegó el cierre de cuentas del día y ni por casualidad alcanzamos el 101)... nos gustaría que asi fuera por siempre, con el 100 rayao nos conformamos... pero nunca llueve a gusto de todos... la verdad.
Nos retrotraemos hoy a un post algo antiguo (aunque no tanto) el del 28 de agosto... y va respondiendo al comentario de M, que nos ha ayudado con su comentario a aclararnos en cuanto a este tema.
M, va por tí... y gracias por comentar.
Decíamos que gracias a nuetra amiga M habíamos asociado los principios que defendemos en cuanto a lo que para nosotros es una alimentación sana y saludable con la llamada Dieta Circadiana... prometimos en su momento que investigaríamos sobre el tema y que postearíamos algo interesante y al alcance de todos... y aquí está este artículo que seguramente será de vuestro interés:

La dieta Circadiana.
Autor: Daniel Prendez. Lic. en Nutrición.

En estos últimos meses, se ha lanzado al mercado Uruguayo un libro acerca de una propuesta alimentaria como tratamiento para el descenso de peso, conocida como "DIETA CIRCADIANA".  Dicho libro se titula "Ni una dieta más", y esta escrito por una Endocrinóloga Venezolana Dra Daniela Jakubowicz.
Este acontecimiento nos motivó a evaluar esta propuesta más en profundidad.
La dieta circadiana se basa en el manejo de la interacción de algunos nutrientes con determinadas hormonas y neurotransmisores, tomando en cuenta como aspecto relevante, el momento del día en que estas interacciones acontecen.
El objetivo central es evitar el acúmulo de tejido graso de reserva, a la vez de favorecer su utilización como energía. Otro objetivo, no menos importante, apunta al control del apetito y la adicción alimentaria, aspecto relevante a tener en cuenta en la mayoría de los pacientes que aumentan de peso.

INGESTA CALORICA VS. GASTO ENERGÉTICO
Un aspecto a destacar a la hora de idear un plan de descenso de peso, es considerar que el gasto energético del organismo es más elevado en la mañana. En horas tempranas de la tarde, el gasto calórico comienza a disminuir en forma gradual, y nuestro organismo empieza a prepararse biológicamente para el descanso nocturno. Se podría decir que en horas de la mañana y hasta horas tempranas de la tarde, tendemos a utilizar los nutrientes energéticos como combustible, mientras que a medida que avanza el día, la tendencia es a transformar estos nutrientes en grasa de reserva. En nuestra experiencia personal, hemos podido observar que en los tiempos que corren, y por diversas razones, las personas que suben de peso tienden a realizar una ingesta en oposición a esta propuesta. Desayunamos poco o nada, almorzamos algo al paso, y cenamos copiosamente, en general en una reunión familiar. En esta dieta circadiana se denomina a este hecho "dieta invertida", dándole especial relevancia como un factor que favorece el acúmulo de tejido adiposo y con ello la obesidad. Basándose en este hecho, proponen una ingesta calórica descendente hacia la noche, con lo cual estamos en absoluto acuerdo.
En nuestra opinión, esta es una de las medidas que provocan mayor pérdida de peso a expensas del tejido adiposo y una de las propuestas más interesantes de esta dieta circadiana.

UN BUEN DESAYUNO: LA COMIDA MÁS IMPORTANTE DEL DÍA
Por diversas razones en esta dieta, el desayuno es considerado la ingesta más importante del día, y no sólo desde el punto de vista del aporte de energía para el comienzo de nuestras actividades. Cuando no desayunamos, o lo hacemos en forma escasa, prolongamos el largo ayuno nocturno, lo que como ustedes ya conocen, desencadena mecanismos de emergencia orgánicos que tiene como consecuencia el ahorro de energía. Es así que el organismo disminuye el gasto calórico para compensar la falta de nutrientes. Este hecho transformaría un período de alto gasto energético como es la mañana, en un período de bajo gasto, favoreciendo así el ahorro de tejido graso de reserva. A su vez, si la llegada de alimentos se demora, y las reservas de glucosa se consumen, el organismo comienza a extraer energía de sus propios músculos, transformando sus proteínas en glucosa, favorecido por el aumento de los niveles de cortisol. Este hecho provoca una irreversible pérdida de masa muscular, que como ustedes saben es sinónimo de sobrepeso y obesidad.


EL DESAYUNO Y EL CONTROL DEL APETITO
Proteínas y la homeostasis de la glucosa:
En horas de la mañana, se encuentra aumentado el cortisol circulante en forma natural comparado con el resto del día. Este hecho hace que un mayor porcentaje de proteínas de la ingesta se transforme en glucosa en el hígado, manteniendo niveles más estables de azúcar en sangre y por tiempo prolongado. Esto es compatible con un mayor control del apetito, no solo en horas tempranas del día, sino también en horas avanzadas de la tarde. Por otra parte las proteínas disminuyen la secreción de ghrelina a nivel gástrico, lo que también coopera al control del apetito.
Vale destacar además, que algunos aminoácidos ramificados (como los provenientes de la proteína lactosérica, o proteína del suero lácteo), contienen glicomacropéptido (GMP), lo que aumenta la liberación de colecistoquinina y también disminuye el apetito.

Symposium: Dairy Product Components and Weight Regulation. The Role of Leucine in Weight Loss Diets and Glucose Homeostasis. Donald K. Layman3. Department of Food Science and Human Nutrition, Division of Nutritional Sciences, University of Illinois Urbana-Champaign, Urbana, IL 61801. J. Nutr. 133:261S-267S, January 2003.

Carbohidratos y serotonina:
La serotonina cerebral se encuentra aumentada en horas de la mañana, lo que se asocia a falta de apetito, fundamentalmente cuando recién nos despertamos. A medida que avanza el día la serotonina decae, y hacia la tarde sufre naturalmente una disminución importante de su concentración, lo que se asocia a un claro aumento del apetito y de la necesidad de carbohidratos. Un buen aporte de carbohidratos en la mañana, provocará un aumento aún mayor de serotonina en esas horas tempranas, lo que hará que su caída hacia la tarde sea menor, minimizando claramente los efectos contraproducentes que ya mencionamos. La dieta circadiana maneja inclusive la posibilidad del aporte de carbohidratos simples en el desayuno, con el objetivo de elevar aún más los niveles de serotonina. De todas maneras, tendemos a pensar que sería más adecuado mantener una ingesta de carbohidratos más que nada del tipo complejos.

Triptófano y serotonina:
El triptófano es un aminoácido esencial precursor de la serotonina en el cerebro, por esta razón su presencia eleva la concentración de este neurotransmisor. Sin embargo, para elevar la serotonina, no alcanza con una alta ingesta de este aminoácido. El triptófano debe atravesar la barrera hemato-encefálica en proporciones relevantes para producir este efecto. Es así que consumido solo a través de una fuente proteica, el triptófano encontraría en el torrente sanguíneo varios otros aminoácidos que compiten por el pasaje al cerebro (tirosina, fenilalanina, valina, leucina, isoleucina).
Se ha estudiado que sería ideal que la ingesta de triptófano sea acompañada de carbohidratos. De esta manera, la propia insulina en sangre (aumentada por el consumo de carbohidratos) disminuye significativamente la concentración de los aminoácidos competidores, permitiendo una mayor entrada de triptófano al cerebro, y provocando así un mayor aumento de serotonina. Por estos factores, el desayuno debe aportar una buena proporción de proteínas magras y carbohidratos (fundamentalmente complejos), para mantener controlado el apetito a través de lograr niveles más estables de glucosa en sangre y de serotonina en cerebro a lo largo del día.

EL DESAYUNO Y LA MASA MUSCULAR
Ya hemos mencionado la importancia del desayuno para mantener una buena proporción de masa muscular. El consumo de carbohidratos en este momento del día, evita que se desencadenen los mecanismos de ayuno, y que el organismo utilice sus propias proteínas musculares como energía. Por esta razón, favorece un máximo de aprovechamiento de las proteínas consumidas para síntesis de masa muscular. Por otra parte es muy importante la calidad de la proteína que se consume.
Donald K. Layman, ha estudiado el rol de amoniácidos como la leucina en la síntesis proteica del tejido muscular y en la homeostasis de la glucosa. Este aminoácido, mejora la síntesis proteica a nivel del músculo, lo que favorece la mantención y el crecimiento del mismo, aspecto importante a tener en cuenta durante procesos de descenso de peso en los que naturalmente se pierde masa muscular. Por otra parte, la proteína del suero lácteo (proteína whey lactosérica) ha sido también muy estudiada en este sentido. Esta proteína rica en leucina y otros amoniácidos ramificados como valina e isoleucina, que esta presente en algunos alimentos que contienen suero lácteo como los quesos, es de un alto valor biológico.
Algunos de estos aminoácidos, estimulan la liberación de factores como la somatomedina (IGF 1), que favorece la recuperación y crecimiento de la masa muscular.

Symposium: Dairy Product Components and Weight Regulation. The Role of Leucine in Weight Loss Diets and Glucose Homeostasis. Donald K. Layman3. Department of Food Science and Human Nutrition, Division of Nutritional Sciences, University of Illinois Urbana-Champaign, Urbana, IL 61801. J. Nutr. 133:261S-267S, January 2003

LA ADICCION ALIMENTARIA
Hace ya bastante tiempo que sabemos que existe una adicción a los alimentos provocada por el tipo de nutrientes que se ingiere.
La dieta circadiana, hace especial énfasis en el apetito y la irresistible necesidad de carbohidratos que provoca la caída de serotonina a nivel cerebral, y esto es real.
Sin embargo, no menciona la importante adicción que provoca la ingesta de grasas saturadas y trans en la alimentación. Este tipo de grasa estimula el apetito (además de sus efectos nocivos a nivel cardiovascular) al ser recepcionada por los receptores endocanabinoides, que tiene relación directa con las adicciones y el placer. Entonces, si queremos controlar el apetito en un paciente obeso, debemos lograr que realice un desayuno con carbohidratos y proteínas como el que propone esta dieta circadiana, pero también con un bajo aporte de grasas saturadas, y ningún aporte de grasas trans, al menos en la dieta habitual. Recordemos que la grasa trans, ejerce sus efectos contraproducentes aún ingiriéndola en pequeñas cantidades. Es por esto que las recomendaciones internacionales de los expertos, ya hablan de cero grasas trans en la dieta.

HORMONA DE CRECIMIENTO
La hormona de crecimiento adquiere su mayor concentración durante las horas de sueño. Entre los efectos que más nos interesan, esta hormona favorece la utilización de grasa de reserva como energía, a la vez de estimular la mantención y crecimiento de la masa muscular. Se produce en altas concentraciones en los niños y adolescentes, para luego ir disminuyendo significativamente hacia la edad adulta.
La secreción de esta hormona es inhibida por el consumo de carbohidratos y ácidos grasos entre otras cosas. Por esta razón, la dieta circadiana propone un bajo consumo de carbohidratos y de ácidos grasos en la noche, con el objetivo de permitir que la hormona de crecimiento alcance su máxima secreción favoreciendo así el adelgazamiento durante las horas de sueño. Sin embargo, en nuestra opinión personal, es difícil confirmar la incidencia real que estos efectos tienen, ya que las cenas que propone la dieta circadiana, son además de bajas en carbohidratos y ácidos grasos, muy hipocalóricas. Nos surge entonces la interrogante de si el adelgazamiento es mayormente provocado por la no inhibición de la hormona de crecimiento, o por la baja ingesta calórica en esta comida. Recordemos, que una cena marcadamente hipocalórica, obligará al organismo a utilizar un porcentaje de tejido graso de reserva como fuente de energía durante la noche. De todas formas, la no inhibición de la hormona de crecimiento podría ser un factor más a favor del adelgazamiento.

INSULINA
Ya todos conocemos que la insulina es una hormona anabólica por excelencia.
Esto implica que favorece la transformación de algunos nutrientes en grasa de reserva. Por esta razón es importante mantener lo más bajo posible los niveles de insulina en sangre. Esto se logra, como la mayoría de ustedes ya conocen, con un control en el consumo de carbohidratos (principalmente carbohidratos simples) fundamentalmente en horas de la noche que es cuando naturalmente hay una mayor resistencia a la insulina (comparado con las horas de la mañana). Los carbohidratos ingeridos deben ser en su mayoría de tipo complejos, de bajo índice glicémico y en lo posible acompañados de abundante cantidad de fibra, lo que favorecerá un aumento más gradual de la insulina. Nos parece importante insistir en incluir productos integrales, ya que notamos que aún no existe un hábito de consumo de estos alimentos en nuestra población. La gran mayoría de estos aspectos se mencionan en la dieta circadiana, lo cual compartimos.

DIETAS MUY HIPOCALORICAS
Otro concepto que se conoce hace ya mucho tiempo, es que las dietas exageradamente hipocalóricas (600 - 800 Kcal.), vienen acentuando cada vez más la epidemia de obesidad a largo plazo. Estas dietas, provocan un descenso de peso aparentemente efectivo y veloz, pero también desencadenan adaptaciones metabólicas que van llevando al organismo a funcionar cada vez con menos calorías, y a perder un porcentaje importante de masa muscular. Como son dietas difíciles de mantener en el tiempo, una vez que se abandonan el organismo sufre un efecto rebote ya conocido. Es así que en un período corto, el individuo recuperará todo el peso perdido y en la mayoría de los casos aumentará aún más. Estas dietas repetidas en el tiempo, llevarán a un aumento de peso casi irreversible, elevando cada vez más el porcentaje de grasa y disminuyendo el porcentaje de músculo.


La dieta circadiana tiene la particularidad de ser moderadamente hipocalórica, haciendo más hincapié en la distribución de nutrientes a lo largo del día que en la restricción de calorías, como ya mencionamos al inicio.

ACIDOS GRASOS ESENCIALES
Es fundamental la inclusión de una adecuada proporción de ácidos grasos esenciales en la dieta, más aún si se trata de una dieta a largo plazo. En este sentido, el consumo de al menos 2 cucharadas soperas de aceite (recomendamos las mezclas de una fuente de ácidos grasos monoinsaturados, con una de poliinsaturados), resulta imprescindible para cubrir estos requerimientos. Por otra parte, sabemos además que existen algunos tipos de ácidos grasos poliinsaturados que podrían estar acelerando la utilización de tejido graso de reserva como energía a través de algunas vías. La dieta circadiana propone una cena baja en ácidos grasos (sin agregado de aceite). Nos planteamos entonces qué tendría más relevancia a la hora que considerar factores para estimular el descenso de peso: la no inclusión de ácidos grasos en la noche para estimular una mayor secreción de hormona de crecimiento, o la inclusión de ácidos grasos poliinsaturados para estimular vías de utilización de tejido graso de reserva. Por otra parte, si no se incluyen ácidos grasos en la noche, sería necesario evaluar el aporte de estos nutrientes al mediodía, a modo de poder cubrir adecuadamente los requerimientos diarios de ácidos grasos esenciales.

NUESTRA EXPERIENCIA Y ALGUNAS CONSIDERACIONES
Como la mayoría de ustedes conocen, han surgido muchas propuestas dietéticas para combatir la obesidad en el correr de los años. Todas han aportado cosas importantes, y nos han ido llevando a adquirir un manejo práctico y científico de esta temática tan compleja y con tantos aspectos a considerar.
Como reflexión final, nos parece importante no perder de vista que cada paciente con sobrepeso u obesidad, debe ser evaluado y tratado como un caso único.
No todas las propuestas dietéticas son para todas las personas, y nuestra experiencia personal nos recuerda esto a diario. Debemos evaluar muy cuidadosamente cada caso antes de decidir la aplicación de un plan dietético. Sería ideal que esta evaluación se pueda realizar en el marco de un equipo interdisciplinario que evalúe la situación, intentando así dar un enfoque más integral al problema de la obesidad y sus nefastas consecuencias.
Este artículo ha sido Publicado en el Boletín de la Sociedad Uruguaya para el Estudio de la Obesidad, del mes de julio 2007.

7 comentarios:

  1. Hola, Miguel
    Este libro , que leí el año pasado, cambió mi costumbre de no desayunar .
    Me parece muy coherente lo que plantea y las bases con que lo hace. Lo que no he podido comprobar es que desaparezca la ansiedad por carbohidartos a la tardecita .
    En varios capítulos repite y asegura que si comemos suficientes proteínas a la mañana , mantendremos el nivel de serotonina que nos inhibe la necesidad de carbohidratos a la noche.
    Lo probé varios días y no me resultó pero mi caso tal vez es especial. Yo contengo mucha angustia.

    Interesantísimo este post y bien resumidos los conceptos

    Gracias por tu apoyo y tu comentario. Siempre generoso.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola Mariana:
    La verdad es que hay mucha coincidencia de muchas cosas que sostiene le "Dieta Circadiana" con la realidad, comenzando por el desayuno. Yo tampoco desayuné nunca hasta después de la operación, que el Cirujano me convenció de que tenía que comer, aunque fueran 4 galletas, por la mañana... a partir de ahi "me enseñé" a desayunar de forma un poco más correcta que antes y hoy en día suelo desayunar bien. La creencia popular vale mucho, porque generalmente está basada en la práctica, y yo creo mucho en esa frase tan "cacareada" de; "Desayuna como un Rey, come como un Principe y cena como un Mendigo"... que creo que es rotundamente cierta, lo que pasa es que resulta difícil, sobretodo para los que como yo, hemos pasado toda la vida con la cena como principal y más abundante comida del día... no obstante, como todavía me quedarán algunos añitos de vida, yo seguiré intentándolo a ver si algún día soy capaz de hacerlo.
    Igual te digo. No tires la toalla, a lo mejor tu proceso de adaptación para evitar la ansiedad por los carbohidratoa por la tarde requería algunos días más quelos que le dedicaste... vuelvelo a intentar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Miguel,
    Creo que te vas a alegrar con mi visita a tu blog. Soy el hijo de la Dra Daniela Jakubowicz.
    Aquí tienes un artículo que te va a gustar: http://www.niunadietamas.com/blog/?p=1880
    Dr Salomon Jakubowicz

    ResponderEliminar
  4. Hola Salomón:
    Si que me ha agradado tu visita. La verdad que es sorprendente lo que se ha hecho de pequeño el mundo con Internet...
    Me ha gustado tu artículo. Y es que sin ser conciente de la existencia de la dieta Circadiana (por cierto, ¿por qué este nombre?) he estado defendiendo la misma teoría, como podrás ver a lo largo de mi Blog. Hice conciencia de la importancia del desayuno hace algo más de dos años y desde entonces intento cumplirlo a rajatabla... a pesar de todos los inconvenientes que te pone la vida diária, más cuando como a mi, el trabajo me obliga a viajar constantemente.
    Si me autorizas, me gustaría postear tu artículo en mi Blog un día de estos ¿tendrás inconvenientes?
    Muchas gracias por tu visita, que espero se repita, y por tu comentario, artículo incluido. Espero por esta via me confirmes tu autorización para postearlo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Tengo 64 años, y desde el mes de Octubre del año anterior que vengo haciendo la dieta Circadiana, ...los resultados, hasta ahora, buenísimos. Pesaba al comenzar 58.500kg. y ahora estoy en 55.300. Porqué digo buenísimo?, porque no es fácil bajar pocos kilos, máxime que yo soy una persona de las que "vive a dieta", horrible !. Antes sufría por no poder comer lo que mas me gusta, ...dulces, ahora como mi porción mañanera de alfajor, o chocolate chico, o torta, o lo que sea que me plazca. Espero que a mas largo plazo esta dieta me siga siendo eficaz. La recomiendo porque a mí me ésta dando resultado. Consulté con mi médico, y le pareció que no podía tener problemas puesto que se puede comer de todo, sólo que no en los horarios que las costumbres nos han impuesto.
    Suerte si la intentan, ...eso si, CONDUCTA !.
    LESA (desde Mar del Plata, Argentina)








    2

    ResponderEliminar
  6. Hola buenas tardes..
    He estado investigando a cerca de la dieta circadiana y me parece una buena alternativa para cambiar mis malos habitos. Pero se me presenta el siguiente inconveniente: Jamas me duermo luego de las 3 0 4 de la madrugada, por razones laborales. Por lo tanto es comun en mi que despierte cerca de las 11-12hs del mediodia.
    Mi intriga es la siguiente.. los suculentos desayunos de esta dieta, funcionaran para mi como desayuno o mi reloj interno sabra q no lo es y absorbera provocando mayor reserva de grasas? Lei por ahi que incluso las cantidads de carbohidratos y grasas sugeridas para esta dieta deben ser consumidas antes de las 9 de la mañana, de lo contrario no ejercen efectos beneficiosos. Y la otra consulta es... Podría desayunar según la dieta circadiana y luego volver a dormir o esto tampoco ayudaria a que mis hormonas colaboren con el descenso de peso y el perder el habito por los carbohidratos??
    muchismas gracias y quedo a la espera de quien tenga mas conocimientos del tema que los escasos que poseo. Saludos desde Entre Ríos! Ticia.

    ResponderEliminar
  7. estoy leyendo sobre esta dieta que me llamo la atencion, y hoy lo comense, yo estoy aconstunbrada a desayunas un cafe un bisquet pero carbos me gusta, entiendo que se deve de comer de todo asta arinas dulces, para que despues no se le antoje durante el dia. bueno lo tratare me gusta ya desayune, de todo un poco. ya venia comiendo bajos carbos desp de las 2pm entonses no se me ase dificil aser esta dieta.

    ResponderEliminar