Mi Evolución... desde el principio hasta el día de hoy:

sábado, 13 de junio de 2009

Pierde peso con Salud

Como esta semana, para no perder la costumbre, nos mantenemos en el mismo peso de la anterior, pues ni mención al dato... eso si, seguiremos en la linea de presentar algunos comentarios con reflexiones que siempre vienen bien tener en cuenta cuando se trata de cuidar la alimentación... de cuidarnos en salud.

¿Qué es perder peso con Salud?
Para perder peso de una forma saludable debes seguir una máxima muy sencilla: Comer un poco de todo y un mucho de nada, y procurar que el gasto de energía de tu cuerpo supere a la energía que le proporcionan los alimentos. Mira la siguiente pirámide de alimentos que aparece más abajo para conocer cómo debe ser una dieta equilibrada.
Ten en cuenta y recuerda siempre que todos los nutrientes que ingieres cada día son importantes y necesarios:
- Proteínas:
Su principal función es construir y reponer las estructuras corporales desgastadas y en crecimiento.
- Hidratos de carbono:
Son la principal fuente de energía necesaria para vivir.
- Grasas:
También suministran energía al organismo. Además, ayudan a mantener la temperatura corporal y actúan como vehículo de transporte de otros nutrientes.
- Vitaminas:
Son sustancias imprescindibles e irremplazables para el buen funcionamiento de nuestro organismo y además favorecen la asimilación de otros nutrientes.
- Minerales:
Regulan muchos procesos del organismo: protegen ante las infecciones, fortalecen los huesos, intervienen en el crecimiento, ayudan a transportar el oxígeno, etc.
- Agua:
Es necesaria para mantener las funciones vitales del organismo y una correcta hidratación del mismo. El agua la recibimos a través de aguas de bebida, infusiones, caldos, zumos y otros alimentos ricos en agua. Se recomienda beber de 1,5 a 2 litros de agua al día (de 8 a 10 vasos).

¿Por qué engordamos?

1. Por una alimentación inadecuada
¿Te suena alguna de estas situaciones?
- Desorden en los horarios de las comidas.
- Picar entre comidas o mientras se llevan a cabo otras actividades.
- Probar las comidas mientras estamos cocinando.
- Servirse raciones abundantes.
- Tomar resopones ricos en azúcar: chocolate, leche con galletas...
- Comer productos de bollería en exceso
Entonces es muy probable que estés ingiriendo demasiadas calorías, lo que provoca un aumento de peso.

2. Por una disminución de la actividad física
A medida que avanzamos en edad es habitual disminuir la actividad física. Pero esta reducción de ejercicio no suele ir acompañada de un ajuste alimentario. Por ello es muy importante determinar la relación alimentación-ejercicio.
El hecho de bajar el ritmo de la actividad física sin reducir proporcionalmente la cantidad de comida ingerida, puede llevar a la obesidad por un exceso de energía sobrante.

3. Por motivos psicológicos
Pueden ser múltiples y muy variados. En muchos casos, la ingestión abundante de comida ayuda a disminuir la ansiedad. De ahí que la exposición a tensiones y conflictos pueda convertirse en una incitación a comer más.

Hábitos a Corregir:
El primer paso para realizar una dieta baja en calorías consiste en eliminar las carnes grasas y embutidos, así como los dulces, bollerías y grasas. De este modo, tu dieta debería parecerse a esta pirámide de alimentos:
Consejos para corregir estos hábitos alimentarios incorrectos:
1.- Consume todos los grupos de alimentos permitidos: aportarás todos los
nutrientes necesarios y variarás tu menú
2.- Organiza tus horarios de comidas y come masticando mucho y lentamente: aumentarás la saciedad
3.- Realiza todas las comidas (desayuno, merienda, comida, merienda y cena): disminuirás la ansiedad
4.- No aumentes las raciones: controlarás el aporte de calorías
5.- Evita las frituras y picar otros alimentos entre horas o mientras comes: disminuirás el aporte de calorías
Consejos para aumentar la actividad física:
El ejercicio periódico y regular ayuda a movilizar la grasa acumulada en tu organismo.
Comienza por objetivos simples pero constantes.
Intenta caminar al menos 30 minutos cada día:
- Cuando vayas de compras.
- Cuando vayas o vengas de trabajar, bájate una parada antes del autobús/metro.
- Cuando vayas a casa de un amigo que viva cerca, olvídate del coche.
- Sube las escaleras, en vez de utilizar el ascensor.
- Si tienes bicicleta estática, utilízala cuando estés viendo la televisión.
- Busca actividades para hacer en compañía: caminar, ir en bicicleta...
- Cualquier ejercicio que realices, aunque sea moderado, supone un consumo de la energía que
hemos adquirido comiendo.
- Si además eres capaz de seguir una tabla de ejercicios de 5 a 10 minutos diarios en casa, mejor.

Otras formas de perder peso.
1. Tratamientos farmacológicos
Los tratamientos farmacológicos son un complemento que siempre debe ir acompañado de una dieta baja en calorías.
Cuando la causa del sobrepeso son los hábitos alimentarios incorrectos o la falta de ejercicio, un fármaco sólo te ayudará de forma puntual. La raíz del problema continuará siendo la misma.
Si no diriges tus esfuerzos a solucionar estos dos problemas principales, una vez hayas dejado de tomar el fármaco, ¡volverás a estar en el punto de partida!
En el caso en que el sobrepeso esté causado por factores psicológicos, como una situación de una ansiedad aumentada, en primer lugar debes acudir a un especialista para tratar el problema de base.
En un estado de ansiedad te sería muy difícil seguir una dieta. El no poder cumplir las pautas de alimentación, te generará más ansiedad y esto desembocará en un aumento de la ingesta, precisamente lo contrario de lo que estabas buscando.
No te automediques, consulta con tu médico.
2. Tratamientos quirúrgicos*
La cirugía es una opción para el tratamiento de algunos pacientes con obesidad severa y resistente. Por eso, su uso debe reservarse para pacientes con obesidad mórbida o extrema en los que todas las demás terapias han fracasado y que sufren complicaciones importantes de la obesidad.
Los tratamientos quirúrgicos pueden:
Inducir importantes pérdidas de peso
Reducir los problemas médicos relacionados con la salud
En comparación con otras alternativas terapéuticas, la cirugía ha demostrado que mantiene la pérdida de peso durante largos períodos de tiempo.
Como en las otras modalidades terapéuticas, la cirugía debe incluirse dentro de un tratamiento integral de la obesidad, con:
- Recomendaciones dietéticas
- Actividad física
- Soporte psicológico
Este tratamiento también debería prolongarse después de la cirugía, que en muchos casos necesitará de técnicas complementarias de cirugía plástica.

* Información extraída del consenso de La Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO 2000)

6 comentarios:

  1. ¡Cuanta verdad en ese vídeo! Lo cierto es que Rosa se ha quedado estupenda, sí señor.
    Por cierto: muy bueno el resumen, ahora sólo falta ponerlo en práctica XD.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola White Rose:
    Pues adelante, es sólo ponerle un poco de voluntad... algo de ganas y mucho de interés... bueno, hay que ponerlo asi de sencillo para suavizar, pero lo cierto es que no es nada fácil, aunque si posible, de ahí el mérito y lo que compensa cuando logramos resultados, y más cuando los mantenemos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Prometo leerlo más despacio si puedo esta noche o mañana ahora me voy de paseo.. gracias Miguel Arturo por toda la información que nos das de veras.

    Besotes

    Nenúfar.

    ResponderEliminar
  4. Hola Nenúfar:
    Pues que disfrutes de tu paseo, que nunca viene mal salir a dar una vuelta en domingo... prisas no tengo, y el post de momento quedará aquí, así que lo tendrás cuando te apetezca leerlo con toda la calma del mundo.
    Nada que agradecer.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. anda que no nos sabemos todo eso de memoria ya eh! Yo creo que nos deberian de convalidad nutrición y dietetica como minimo! :)

    ResponderEliminar
  6. Verdad qie si, Ojos Verdes?... el problema está en ponerlo en práctica...
    Saludos.

    ResponderEliminar